Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

lunes, 26 de mayo de 2014

Callos, clavos, durezas, ojos de pollo y grietas en los pies

Callos en los pies

Los callos de los pies son engrosamientos de la epidermis en zonas de mucha presión o rozamiento.

¿Qué tipos de callos hay?

De estas lesiones se distinguen tres clases:
    Durezas en los pies, grietas en los pies, callos en los pies, clavos en los pies, grietas en los talones, grietas en los dedos, ojos de gallo en los pies, ojos de gallo, ojo de gallo en el pie, ojo de gallo
  • Durezas. La piel al ser comprimida entre el hueso y el calzado se defienden engrosándose y si se engruesa mucho puede producir dolor al caminar, aunque en las fases iniciales suele ser indolora.
  • Clavo. Es un engrosamiento más localizado que aparece en una zona concreta de hiperpresión con el calzado. Suele aparecer una zona más queratósica en el centro que profundiza en forma de clavo. Se manifiesta como dolor con la presión del calzado y también puede haber inflamación local y del tejido blando circundante.
  • Ojo de pollo o helomas blandos. Suelen aparecer entre los dedos sobre todo en el cuarto espacio interdigital. Es un engrosamiento localizado con hiperhidratación por una sudoración excesiva, mal secado o mala higiene que se manifiesta como una lesión blanquecina con un punto más oscuro en el centro y rodeado de un halo inflamatorio. Es doloroso y se intensifica con la presión del zapato.

¿Cuáles son los síntomas de los callos? 

El principal síntoma de los callos es el dolor con la presión y la marcha. Si persiste la causa se puede inflamar la bolsa serosa y el dolor será en reposo. Si se infectara puede llegar a producir gangrena.

¿Cuál es la causa de la aparición de callos? 

Un pie en condiciones óptimas nunca desarrollará callos. Si aparecen callos hay que buscar la causa que puede ser un roce patológico con el calzado o microtraumatismos repetidos.
El roce patológico con el calzado o con el suelo que puede ser debido a:
  • Calzado inadecuado.  Es la causa principal. El calzado ideal es el que respeta el pie y facilita el equilibrio estático y dinámico para la marcha. Debe ser impermeable, transpirable para mantener el pie seco y antideslizante para evitar caídas. Debe ser de tacón ancho y no sobrepasar los 4 cm de altura. Tiene que estar fabricado en piel o en un material transpirable. En el talón tiene que tener contrafuertes laterales y la puntera tendrá un altura y anchura suficiente para que se puedan mover los dedos. La suela tiene que ser flexible confeccionada en piel o en un material de plástico para amortiguar los golpes que sufrimos al caminar. En personas con sudoración excesiva es preferible que la suela sea de piel. La medida del zapato tiene que ser la correcta ni estar ajustado y apretar ya que podría provocar deformidades ni ir suelto pues provocaría roces. Si hay deformidades en el pie es el calzado el que tiene que adaptarse al pie y no el pie al calzado.
  • Alteraciones en los pies. La causa de los callos puede ser una alteración del pie y que sea difícil calzar unos zapatos de serie por tener juanete (hallux valgus), dedos en garra o retracciones de los dedos, hallux varus, pie plano, pie cavo, valgo del calcáneo …
  • Enfermedad degenerativa. Las que se pueden manifestar con durezas o callos son el hallux rigidus que se produce limitación de la articulación metatarsofalángica del primer dedo sin desviación del eje del mismo y la luxación de la segunda articulación metatarsofalángica.
  • Enfermedad inflamatoria. Como artritis reumatoide, lupus …
  • Enfermedad ungueal. Se suele producir una hiperpresión de la uña en partes blandas como con la uña encarnada, exostosis ungueal …
Durezas en los pies, grietas en los pies, callos en los pies, clavos en los pies, grietas en los talones, grietas en los dedos, ojos de gallo en los pies, ojos de gallo, ojo de gallo en el pie, ojo de galloLos pies con más predisposición a padecer callos son los que tienen sudoración excesiva, las pieles muy secas o los que tienen alteraciones cutáneas vasculares o neurológicas.

¿Cuál es el tratamiento de los callos? 

El tratamiento inicial de los callos lo suelen realizar los podólogos deslaminando y dejando la lesión plana. Después habrá que realizar curas y utilizar protectores blandos y soluciones antisépticas. Si no se elimina la causa principal de la lesión este tratamiento será repetido en el tiempo.

GRIETAS EN LOS PIES

Las grietas en los pies son defectos o soluciones de continuidad de la piel que aparecen con frecuencia en los pies sobre todo en los talones y entre los dedos y pueden complicarse con infecciones o dolor.
Las grietas entre los dedos se asocian a procesos de aumento de humedad en los espacios interdigitales (entre los dedos) que suelen aparecer si aumenta la sudoración del pie o en personas que no se secan bien entre los dedos. La humedad produce maceración de la piel y esta puede romperse, el sitio más frecuente es en la raíz de los dedos que es la zona de unión del dedo con la planta del pie.
Las grietas de los talones suelen aparecer cuando la piel está demasiado seca o descamada ya que la piel seca es más frágil que la hidratada.

¿Cuáles son las causas de las grietas?

Las causas de las grietas en los pies son:
  • La humedad en espacios interdigitales
  • Calzado abierto por el talón en las grietas del talón
  • Micosis de los pies como el pie de atleta
  • Psoriasis
  • Queratodermia palmo-plantar que son alteraciones basadas en el aumento del grosor de la epidermis en plantas y palmas por exceso de producción de queratina.

¿Cuál es el tratamiento de las grietas en los pies? 

El tratamiento de las grietas en los pies depende de la causa pero el cuidado e hidratación de la piel, la
Durezas en los pies, grietas en los pies, callos en los pies, clavos en los pies, grietas en los talones, grietas en los dedos, ojos de gallo en los pies, ojos de gallo, ojo de gallo en el pie, ojo de gallo
aplicación de cremas exfoliantes y limpiar las callosidades son siempre convenientes.

Si la grieta es en región interdigital por maceración y sudoración se utilizarán antisépticos que provoquen sequedad de la piel como la povidona yodada y es conveniente tratar el aumento de sudoración con fármacos astringentes que sequen la zona.

Si la grieta es en los talones habrá que tratar la sequedad de la zona con cremas hidratantes ricas en urea o ácido láctico.

¿Cómo debemos cuidar los pies? 

Los pies es una de las partes del cuerpo que más utilizamos y que antes se deteriora. Su deterioro produce dolor por este motivo se recomiendan unos cuidados especiales:
Higiene adecuada. Se deben tener los pies limpios sobre todo si se padecen enfermedades como diabetes, circulatorias o reumatológicas para evitar heridas que puedan infectarse. Se recomienda:
  • Lavarse los pies a diario con un jabón y esponja suaves, no dejándolos en remojo más de 10 minutos para evitar que se reblandezca la piel excesivamente. Lavar entre los dedos y secarlos bien ya que la humedad favorecería la aparición de grietas o infecciones por hongos.
  • Si hay sequedad de piel hay que utilizar crema hidratante pero no hay que ponerla entre los dedos. Si hay un problema de sudoración habrá que utilizar un producto astringente.
  • Hay que cambiarse de calcetines a diario y utilizarlos preferiblemente de algodón. La suciedad y el sudor favorecen el crecimiento de hongos y bacterias.
  • Cortarse las uñas correctamente, cuadradas y que sobresalgan 1 mm de la piel.
  • Curar cualquier herida aunque sea pequeña con un antiséptico, una gasa y esparadrapo de papel.
  • Si hay durezas, callos o uñas difíciles de cortar ir a un podólogo.
Calzado adecuado. Utilizar un calzado de la medida correcta, no tiene que apretar ya que provoca deformidades ni quedar grande porque provocaría roces. Los zapatos se compran al final del día ya que a lo largo del día el pie aumenta de volumen y unos zapatos comprados por la mañana pueden apretarnos por la tarde. Las zapatillas deportivas no tienen porque ser perjudiciales salvo en personas con aumento de sudación ya que este tipo de calzado suele provocar aumento de la sudoración del pie con mal olor y favorecer la aparición de hongos. No se recomienda llevar el calzado más de 2 días consecutivos  para que pueda airearse y secarse.
Ejercicio. La práctica de ejercicio es buena para el pie y para el resto del organismo aunque hay deportes que pueden ser más duros e incluso lesionarlos. Hay que utilizar un calzado adecuado para cada deporte.   El pie durante el día no se mueve libremente por el calzado y esto con el tiempo puede producir falta de movilidad por esto  es conveniente hacer pequeños movimientos con los dedos al quitarnos los zapatos como doblar los dedos, estirarlos y separarlos para mantener la elasticidad de las articulaciones. También es bueno caminar por la arena, el césped o una alfombra gruesa.
Corrección de deformidades existentes de los pies. Durante la infancia si hay alguna alteración de los pies o un desgaste anormal del calzado habrá que corregir la alteración ya sea con plantillas o un tratamiento adecuado. Cuando se detecta en el adulto la corrección del problema suele ser más difícil.

Actualizado el 26 de Mayo de 2014

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+