Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

domingo, 3 de noviembre de 2013

Dolor abdominal crónico

El dolor abdominal crónico se presenta en niños entre 5 y 8 años o alrededor de los 14 años. Aparece con una intensidad que interfiere en su actividad (pudiendo generar absentismo escolar por la ansiedad que provoca en el niño y en sus familiares). Suele tener 3 ó más episodios en un periodo superior o igual a tres meses.

¿Cuál es la causa del dolor abdmominal?

Dolor abdominal crónico
Con el término dolor abdominal crónico se engloba el dolor de origen orgánico (relacionado con alguna patología) y funcional (sin relación con ninguna patología). Sólo entre el 5-15% de los casos tienen un origen orgánico identificable digestivo (enfermedad celiaca, enfermedad inflamatoria intestinal, reflujo gastroesofágico, enfermedad ulcerosa péptica, infecciones intestinales ...) o extradigestivo (trastornos vasculares, porfiria aguda intermitente …).
La mayoría de los casos de dolor abdominal crónico son de causa no orgánica (90%), sino funcional.

¿Cuándo debo alarmarme?

Son indicadores de alarma de dolor abdominal orgánico:
  • la pérdida de peso
  • la presencia de sangre en las heces
  • diarrea crónica
  • vómitos importantes
  • dolor nocturno que despierta al niño
  • antecedentes familiares de enfermedad inflamatoria intestinal
  • dolor asimétrico, no periumbilical …
Son indicadores de dolor abdominal crónico de origen funcional o psicógeno 
  • el dolor abdominal de comienzo gradual
  • localizado alrededor del ombligo 
  • no relacionado con las comidas
  • capaz de interrumpir la actividad o dificultar el sueño pero no lo despierta por la noche
  • desencadenado por acontecimientos estresantes
  • hiperfrecuentación de consultas médicas
  • absentismo escolar…

¿Cuál es el tratamiento del dolor abdominal crónico?

Cuando su hijo tenga dolores de tripa intensos de vez en cuando, si ya ha consultado a su médico y ha descartado cualquier enfermedad orgánica, después de realizar un completo reconocimiento, debe entender la benignidad del cuadro. No se deben hacer pruebas complementarias innecesarias y habrá que prestar especial atención a los aspectos psicológicos del trastorno, pues son la causa del dolor abdominal que siente el niño.

El objetivo principal del tratamiento del dolor abdominal crónico no orgánico es la recuperación de la actividad habitual del niño. La conducta apropiada de los padres consiste en quitarle importancia al dolor, y que el niño continúe su rutina. El niño no tiene que pensar que está enfermo y los padres deben hacérselo entender así al niño. Si el niño entiende que la causa de su dolor no es ninguna enfermedad, éste dolor irá remitiendo.
No hay que preguntar al niño por el dolor si el no lo refiere.

El componente afectivo es muy importante en el dolor abdominal crónico ya que suelen ser niños tímidos, perfeccionistas e introvertidos y también influye mucho el entorno familiar (es frecuente que haya familiares con enfermedades psiquiátricas o digestivas crónicas) o escolar. En definitiva algo en su entorno le está produciendo un estrés que se manifiesta con dolores de tripa.

Por todo esto y de manera sutil, tenemos que intentar descubrir si hay algún problema que produzca estrés al niño ya que el dolor abdominal puede ser el motivo oculto de una fobia escolar o aislamiento social. Hay que considerar que a veces lo que un adulto considera una tontería para un niño es un gran problema. También puede ocurrir que no exista un problema como tal, sino que el niño sea especialmente nervioso o aprensivo. No todo el mundo reacciona con el mismo estrés ante las mismas situaciones, es parte de la manera de ser de cada individuo. Algunos soportan mejor la tensión que otros, y no todos damos la misma importancia a las cosas. En este caso no es un problema en sí que haya que solucionar, sino una actitud que haya que relajar.

Los niños aprenden del entorno que les rodea, e imitan las actitudes de su familia, amigos, profesores… Si el niño se siente seguro en su entorno, se mostrará tranquilo. En cambio cuando percibe nerviosismo, preocupación, … el niño se mostrará intranquilo.

Debe evitarse la ingesta excesiva de bebidas carbonatadas, con cafeína, los lácteos y productos con sorbitol como chicles y caramelos. Una dieta baja en grasas puede mejorar los síntomas, y ayuda a que el niño esté más relajado.

Actualizado el 3 de Noviembre de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+