Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

domingo, 8 de septiembre de 2013

Epilepsia. Crisis epilépticas

La epilepsia es una enfermedad neurológica crónica producida por una alteración en la función eléctrica del sistema nervioso central que se manifiesta de múltiples formas como sacudidas de un brazo o pierna, adormecimiento de una extremidad, audición de sonidos, pérdida de conciencia con caída al suelo, rigidez de músculos y luego relajación con mordedura de lengua y relajación de esfínteres. 
No todas las crisis convulsivas son crisis epilépticas. La crisis suele manifestarse dependiendo de la zona cerebral afectada (clínica sensitiva, motora, psíquica …).
La epilepsia se caracteriza por la repetición de dos o más crisis convulsivas no provocadas por una causa inmediatamente identificable. Las crisis convulsivas repetidas secundarias a una enfermedad aguda (convulsiones febriles, encefalitis, trauma craneal) no son sinónimo de epilepsia.

¿Cuáles son las causas de la epilepsia?

La epilepsia puede ser :
  • Genética
  • Secundarias a distintos procesos que pueden afectar a la actividad cerebral. Hay una causa desencadenante como un traumatismo cerebral, lesiones vasculares, tumorales, infecciosas, malformaciones …

¿Qué puede producir una crisis epiléptica?
Epilepsia. Crisis epilépticas. Cómo actuar en una crisis epiléptica

Hay varias circunstancias que pueden relacionarse con la aparición de crisis epiléptica:
  • Alteraciones del ritmo sueño-vigilia, principalmente la privación del sueño puede alterar la actividad eléctrica cerebral.
  • Abandono u olvido de la medicación. Es la causa más frecuente que puede desencadenar una crisis, la medicación antiepiléptica hay que tomarla a una hora regular ya que tiene una vida media en sangre y debe cubrir todo el día.
  • Alcohol. El consumo agudo puede facilitar la activación de focos cerebrales silentes y el consumo crónico puede producir daño cerebral.
  • Estrés físico como una cirugía, infecciones, traumatismos o psíquico como la ansiedad.
  • Cambios hormonales. Los estrógenos facilitan la aparición de crisis epilépticas y la progesterona la disminuye, por este motivo los días del ciclo menstrual en los que los estrógenos están más elevados (días antes de la menstruación) puede aumentar el riesgo de crisis. Los anticonceptivos orales no exacerban las crisis pero hay algunos antiepilépticos que pueden afectar al metabolismo de los anticonceptivos y disminuir su eficacia.
  • Drogas como la cocaína y drogas de síntesis pueden causar crisis epilépticas o aumentar la frecuencia de las crisis en personas epilépticas y también producir problemas vasculares que originen crisis. La ingesta excesiva de cafeína en algunos casos puede incrementar la frecuencia de crisis.
  • Fármacos. Algunos fármacos como antidepresivos, antipsicóticos y estimulantes del sistema nervioso pueden producir crisis en pacientes que estaban controlados y también la supresión brusca de benzodiacepinas.
  • Estímulos luminosos como la televisión, ordenador, videojuegos, luces de discotecas sólo afectan a personas con epilepsias fotosensibles. En estos casos se recomienda ver la televisión a cierta distancia, el uso de ordenadores y videojuegos con pantallas protectoras y evitar las luces intermitentes de discotecas.
  • Fiebre.
  • Enfermedad cerebrovascular. Tanto las lesiones isquémicas como hemorrágicas son epileptógenas.
  • Tumores cerebrales.
  • Infecciones del sistema nervioso central (meningitis o encefalitis)
  • Traumas cerebrales o fracturas craneales.

¿Qué tipos de crisis epilépticas hay?

  • Crisis epilépticas parciales. Se producen en un conjunto de neuronas localizadas en una parte del hemisferio cerebral. Pueden ser:

    1. Crisis epilépticas parciales simples. No hay alteración del nivel de conciencia. Se producen síntomas motores, sensitivos, autonómicos o psíquicos (alucinaciones).
    2. Crisis epilépticas parciales complejas. Se produce alteración del nivel de conciencia. Pueden acompañarse de automatismos como movimientos de repetición, chupeteo …
    3. Crisis epilépticas parciales secundariamente generalizadas. Las crisis pueden ser focales al inicio y después generalizarse.
  • Crisis epilépticas generalizadas. Se produce alteración del nivel de conciencia y es bilateral. Pueden ser:
  1. No convulsivas. A su vez pueden ser: 
    • Epilepsia. Crisis epilépticas. Cómo actuar en una crisis epiléptica
    • Crisis atónicas 
    • Ausencias. Son episodios de breves pérdida de conciencia de 5-30 segundos de duración con automatismos, componente mioclónico, atónico, tónico … El paciente no pierde el tono postural ni sufre caídas. Las ausencias pueden ser típicas o atípicas en función del EEG (electroencefalograma que presenten).
  2. Convulsivas. Se clasifican en:
    • Crisis generalizadas tónico-clónicas. Son las más frecuentes del adulto. La fase tónica consiste en un grito con aumento del tono muscular y caída y a continuación comienza la fase clónica se produce una sacudida simétrica y bilateral de las extremidades y de la musculatura de la cara que puede provocar mordedura de la lengua. La fase postcrítica es en la que se produce somnolencia con confusión y relajación muscular con recuperación progresiva del nivel de conciencia. También es frecuente que se produzca relajación de esfínteres (escape de orina y heces).
    • Crisis tónicas
    • Crisis clónicas
    • Crisis mioclónicas. Sacudidas únicas o repetidas bilaterales de miembros sin pérdida de conciencia.

¿Cómo se diagnostica la epilepsia?

Para el diagnóstico de la epilepsia es importante la historia clínica tanto al paciente como a la familia o amigos que hayan presenciado la crisis. Si se ha producido la crisis hay que buscar los desencadenantes. También puede ser útil la realización de una analítica (para descartar una alteración metabólica como hipoglucemia, hipocalcemia, hiponatremia …), electrocardiograma, tomografía axial computerizada (TAC) cerebral, una punción lumbar o un electroencefalograma.

¿Cómo se trata la epilepsia?

Consideraciones generales para el tratamiento de la epilepsia:
Epilepsia. Crisis epilépticas. Cómo actuar en una crisis epiléptica
  • Llevar un estilo de vida saludable recomendando el ejercicio físico, evitando deportes de riesgo como el submarinismo, escalada, ala delta … y realizarlo preferentemente acompañado.
  • Evitar el consumo de drogas y alcohol.
  • No interrumpir el tratamiento de forma brusca y controlar las situaciones en las que la absorción de este se pueda alterar como vómitos o diarrea.
  • Evitar el ejercicio excesivo
  • Evitar estímulos luminosos repetidos e intensos
  • Evitar periodos de vigilia superiores a las 16 horas
  • Moderar el consumo de estimulantes como el café, te o coca-cola.
  • La legislación española restringe la obtención del permiso de circulación, exigiendo la ausencia de crisis en el año anterior a la concesión (este periodo es de 5 años para conductores profesionales y transportes públicos).

¿Cómo actuar ante una crisis epiléptica?

Actuación durante una crisis aguda. La mayoría de las crisis son autolimitadas (durante 30-60 segundos) y no requieren medicación para que finalice pero se recomienda:
  • Evitar que el paciente se haga daño
  • Colocar al paciente tumbado sobre un lateral para evitar aspiraciones al tracto respiratorio de secreciones
  • Permeabilizar la vía aérea retirando prótesis dentarias o cuerpos extaños
  • Si se dispone de cánula orofaringea utilizarla para asegurar la vía respiratoria y evitar lesiones por mordedura. Si hay contracción mandibular no introducir nada en la boca.
  • Administrar oxigeno ya que puede haber hipoxia (falta de oxígeno)
  • Realizar una glucemia capilar para valorar si hay hipoglucemia y si fuera así administrar azúcar y en este caso también se recomienda administrar tiamina intramuscular
  • Valorar el estado hemodinámico (presión arterial y frecuencia cardiaca), respiratorio (frecuencia respiratoria) y neurológico.
  • Si las crisis duran más de 60 segundos se debe administrar medicación intravenosa (diazepan) o rectal.
Si es una primera crisis generalizada hay que ir a un hospital para la realización de una TC craneal y analítica. 

La decisión de iniciar tratamiento se basa en la posibilidad de sufrir nuevas crisis y se pondrá el tratamiento más adecuado según el tipo de crisis.

Epilepsia y embarazo. Embarazadas con epilepsia

La mayoría de las mujeres epilépticas pueden tener un embarazo, parto y lactancias normales.
Durante el embarazo la frecuencia de las crisis puede aumentar, disminuir o no modificarse.
Las crisis epilépticas durante el embarazo no se han relacionado con malformaciones pero si pueden producir hipoxia fetal y si hubiera un traumatismo abdominal puede afectar al feto.

El embarazo en mujeres con epilepsia se considera de alto riesgo por la mayor incidencia de complicaciones que pueden producirse como prematuridad y muerte neonatal.

Se suele considerar la retirada de medicación antes de la gestación en mujeres libres de crisis en un periodo superior a 2 años.

Se recomienda la toma de ácido fólico a todas las mujeres embarazadas para prevenir defectos del tubo neural (espina bífida) desde 2 meses antes de la gestación y con más insistencia a mujeres que toman fármacos antiepilépticos.

Si el tratamiento es aconsejable se recomendará el fármaco  más eficaz intentando evitar al politerapia y puede ser útil aumentar el número de tomas para evitar que haya picos muy elevados.

Actualizado el 6 de Septiembre de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+