Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

miércoles, 3 de julio de 2013

Tuberculosis

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa crónica producida por el Mycobacterium tuberculosis. Hoy en día continua siendo un grave problema sanitario a nivel mundial. En esta enfermedad es muy importante un diagnóstico temprano, realizar estudio de los contactos con el enfermo,  tratar la enfermedad -y en ocasiones la infección (según los casos concretos)- y realizar seguimiento del cumplimiento del tratamiento.

La distribución de la tuberculosis en el mundo no es homogénea ya que depende de factores como la riqueza del país, el desarrollo de planes antituberculosos y el impacto del sida, por este motivo el 80% de los casos se distribuye en países muy pobres de Africa, sureste asiático… España a pesar de ser un país de los denominados desarrollados un 20-25% está infectada y aparecen anualmente unos 10.000 casos nuevos. Es una enfermedad que suele afectar a las personas más desprotegidas sea cual sea la condición económica del país. Los movimientos migratorios de los países es otro de los motivos que dificulta el control de la enfermedad.

¿Cómo se evita el contagio de la tuberculosis?

La tuberculosis se contagia principalmente por vía respiratoria,  por inhalación y desde el pulmón puede diseminarse por vía linfática y por sangre por todo el organismo. El foco de contagio será una persona con tuberculosis pulmonar con lesión tuberculosa abierta a la vía aérea, es decir, que esté eliminando bacilos con la respiración. El riesgo de contagio está en relación directa con la cantidad de bacilos existentes en el aire espirado. Los más susceptibles de enfermar son los niños sobre todo de 2 a 4 años de edad.


Las medidas básicas para intentar el control de la enfermedad son:
  • Interrumpir la transmisión del bacilo de la tuberculosis. Para esto es importante el diagnóstico precoz de los casos de tuberculosis.
  • Diagnóstico y tratamiento precoz  y correcto de los pacientes. Esto interrumpe la transmisión y reduce los casos de tuberculosis al evitar recidivas.
  • Descubrir y tratar a personas infectadas. Estos son el reservorio del bacilo de la tuberculosis.

¿Qué es el Mantoux o la prueba de la tuberculina?

El Mantoux o prueba de la tuberculina es un test que se realiza mediante la inyección subcutánea de fragmentos inactivos del bacilo de la tuberculosis. Cuando se ha estado en contacto con el bacilo de la tuberculosis se da una reacción local en forma de habón y dependiendo del tamaño se considerará positiva o negativa. Si la prueba es positiva lo más probable es que sólo se tenga la infección pero no la enfermedad. Este test sólo nos informa de que nuestro organismo ha estado en contacto con el bacilo y si nuestro estado de salud es bueno desarrollará defensas para no padecer la enfermedad, aunque el germen permanezca de por vida en nuestros pulmones en una especie de estado de hibernación. Sólo un 10% de las personas con el test positivo desarrollará la enfermedad en algún momento de su vida.

¿Qué es la infección tuberculosa latente? 

Se diagnostica cuando la prueba de la tuberculina (Mantoux) da positivo y se descarta que no hay enfermedad tuberculosa. La infección tuberculosa no produce síntomas clínicos (si la enfermedad). Hay bacilos de la tuberculosis en el organismo pero controlados por la inmunidad adquirida. Tanto las pruebas de imagen como las de diagnóstico microbiológico son negativas.

¿Qué es la enfermedad tuberculosa?

Se suele producir cuando la inmunidad (sistema de defensa) nuestra falla en los mecanismos de control del bacilo. Suele haber síntomas clínicos y para establecer el diagnóstico hay que confirmarlo siempre mediante pruebas microbiológicas (cultivo del bacilo, lo más frecuente es en el esputo) y en ocasiones histopatológicas (biopsias). Ante la sospecha de enfermedad hay que realizar una radiografía de tórax (hay muchas variedades de alteraciones radiológicas en la tuberculosis).  Estando enfermo se puede contagiar hasta que no se haya iniciado el tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad tuberculosa?

Suele producir síntomas inespecíficos como fiebre, astenia, anorexia, pérdida de peso, sudoración nocturna … Dependiendo del tipo de tuberculosis los síntomas varían:
  • Tuberculosis pulmonar: Suelen ser el 75-85% de los casos. Puede ser asintomática (esto es más frecuente en ancianos) o manifestarse con síntomas como tos, habitualmente seca que se irá convirtiendo en productiva o incluso hemoptoica (con sangre) en fases más avanzadas de la enfermedad.
  • Tuberculosis extrapulmonar: Las presentaciones más frecuentes serían: 
    • Tuberculosis ganglionar. Se manifiesta con el aumento de tamaño de un ganglio, habitualmente indoloro y suelen localizarse a nivel cervical. 
    • Tuberculosis genitourinaria. Sospechar si hay un sedimento urinario alterado (piuria o hematuria) o infecciones urinarias de repetición que no se resuelven con antibióticos. Puede producir esterilidad y alteraciones menstruales en la mujer y orquitis, epididimitis  y prostatitis en el hombre.                                                                                                                              
    • Tuberculosis osteoarticular. Suele afectar a la columna dorso-lumbar, rodillas y caderas. Suele afectarse el disco intervertebral y los cuerpos vertebrales adyacentes.                                                    
    • Tuberculosis miliar. Hay diseminación hematógena de los bacilos tuberculosos. Suelen predominar síntomas generales de infección.

¿Cuál es el tratamiento?

Lo más importante para el control de la tuberculosis es el diagnóstico precoz y su correcto tratamiento. El objetivo del tratamiento es que sea eficaz, seguro y rápido; que controle al mayor número de enfermos y corte la cadena de contagios. Es muy importante el cumplimiento del tratamiento.
  • Tratamiento preventivo de la infección tuberculosa. Hay dos tipos: 
    • Quimioprofilaxis primaria. El objetivo es evitar la infección en los aún no infectados (es decir con la prueba de la tuberculina negativa) en personas menores de 35 años o sin límite de edad si hay microepidemias o en pacientes inmunodeprimidos o con VIH positivo que hayan tenido un contacto directo con enfermos bacilíferos en el esputo. En estos casos se iniciará tratamiento con isoniacida y a las 8-10 semanas se repite el mantoux y si vuelve a dar negativo se suspende el tratamiento y si diera positivo (sin datos de enfermedad) habría que completar el tratamiento durante 6 meses.
    • Tratamiento de la infección latente. Se ha visto que entre los convivientes de los enfermos con tuberculosis el riesgo mayor de desarrollar la enfermedad es en los meses siguientes a la infección y el riesgo disminuye con el paso del tiempo.  De todas formas para recomendar el tratamiento de la infección latente (que es una prevención para el desarrollo de la enfermedad) hay indicaciones que dependen de la edad del paciente, si tiene alguna enfermedad que produzca inmunodepresión como el VIH, cáncer … o toma fármacos inmunodepresores… y hay contraindicaciones como la toma de alcohol, enfermedades del hígado, haber realizado previamente quimioprofilaxis antituberculosa …. Por esto dependiendo de las características de cada paciente el médico valorará si el tratamiento es beneficioso o no.  El tratamiento que se suele recomendar es la isoniacida durante 6 meses.
  • Tratamiento de la enfermedad tuberculosa.  Para el tratamiento hay que pautar un mínimo de tres antibióticos juntos para evitar la aparición de resistencias, hay que recomendarlo al menos durante 6 meses para eliminar las poblaciones de bacilos latentes y evitar que haya recaídas. Es muy importante el cumplimiento correcto con un mínimo de intolerancia y toxicidad.
Actualizado el 3 de Julio de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+