Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

jueves, 25 de julio de 2013

Halitosis. Problema de aliento.

La halitosis  o mal aliento es un olor desagradable de la cavidad oral (boca).

¿Cuales son las causas que producen halitosis?

Las causas de mal aliento son multifactoriales. La descomposición de los restos de comida y detritus por las bacterias localizadas sobre todo en el dorso de la lengua y surco gingival desprenden compuestos volátiles de sulfuro que serían los principales responsables del mal aliento. Por ello el 90% de las halitosis tienen su origen en la cavidad oral (boca).
Halitosis. Halitofobia. Mal aliento. Tratamiento de la halitosis
En una boca sana los restos celulares pasan a la saliva y son deglutidos y digeridos rápidamente. La saliva tiene actividad antimicrobiana y lubrica y oxigena la cavidad bucal por lo que el olor del aliento en parte depende de la cantidad y calidad de la saliva. También depende de la densidad y características de la flora oral.

¿Cómo se clasifica la halitosis?

No siempre la halitosis es verdadera. En ocasiones hay:
  • Pseudohalitosis. El paciente percibe y está convencido de tener mal aliento pero no se detecta el olor desagradable por otras personas.
  • Halitofobia. Paciente tratado de halitosis verdadera o pseudohalitosis que todavía cree que la tiene presentando un miedo extremo a padecerla. Suele ir asociado a fobia social.
La halitosis verdadera puede ser:
  • Halitosis fisiológica (factores orales no patológicos). Se ve favorecida por la disminución de la saliva, el ayuno, el tabaco, prótesis dentales, alcohol, algunos alimentos como ajo, cebolla … El grado de  halitosis es inversamente proporcional al grado de saliva y puede estar relacionada en parte con la disminución de la saliva nocturna que produce mal aliento matutino.
  • Halitosis patológica. Hasta un 90% de los casos se origina en la cavidad oral generalmente por una mala higiene bucal, gingivitis o enfermedad periodontal. La sequedad bucal (xerostomía) ya sea secundaria a fármacos (antihipertensivos, anticolinérgicos, ansiolíticos, antihistamínicos …) y patología de las glándulas salivales también pueden producirlo. Otro 5-10% puede proceder de la nariz (pólipos, sinusitis, cuerpos extraños, rinitis atrófica …). Origen digestivo. Divertículo de Zenker, dispepsia, reflujo gastroesofágico, hernia de hiato, patología digestiva y biliar. Origen respiratorio. Bronquiectasias, infecciones respiratorias, tuberculosis, cáncer de pulmón, empiema …    Origen sistémico. Diabetes mellitus mal controlada, insuficiencia renal, disfunción hepática grave, neoplasias hematológicas, lupus, artritis reumatoide, fiebre alta, deshidratación, falta de vitamina A o B12, hierro o cinc …

¿Cómo se diagnostica la halitosis?

Se basa fundamentalmente en la historia clínica y la exploración física.  Si fuera preciso por sospecha clínica y siempre después de haber excluido las causas buconasales, habría que realizar una analítica completa con función renal, hepática y metabólica o radiografía de senos o tórax.
Colutorios. Halitosis. Halitofobia. Mal aliento. Tratamiento de la halitosis

¿Cómo se trata la halitosis?

La actitud terapéutica depende del tipo de paciente ya que algunos no son conscientes de su problema y otros están obsesionados con él.
Si se establece una causa conocida habrá que tratarla, si no hay unas medidas generales que incluyen:
  • Una adecuada limpieza de la cavidad oral, incluyendo dientes, lengua, paladar duro y prótesis dentales. Se recomienda el uso de cepillos intradentales y seda dental. La reducción de bacterias de la lengua puede conseguirse con lavado, cepillado y raspado del dorso de la lengua.
  • Reducción del consumo de tabaco y alcohol.
  • Reducir el consumo de proteínas y evitar el ajo y la cebolla. Es preferible una dieta vegetariana.
  • Mejorar la hidratación bucal, bebiendo abundante agua y en la medida de lo posible evitar fármacos que favorecen la sequedad bucal. Utilizar caramelos sin azúcar, chicles o incluso saliva artificial (compuestos de carboximetilcelulosa).
  • Empleo de productos antibacterianos. Con clorhexidina (Perio-Aid, Parogencyl, Bexident Encías) son los más eficaces en la reducción de la placa bacteriana bucal. Este puede tener efectos secundarios como la decoloración de dientes o sabor metálico. También se puede emplear el triclosán que es otro agente antibacteriano. El mejor momento para utilizarlos es antes de ir a dormir ya que los restos del producto quedan en la boca por la noche que es cuando la actividad bacteriana es mayor y el flujo de saliva menor. Se deben mantener en la boca unos 30 segundos.
  • Utilización de colutorios que convierten formas volátiles en no volátiles y por tanto no olorosas como los colutorios de bicarbonato sódico o cloruro de cinc (Listerine, Buco-Regis) o fenol (Carbocaína Sol).
Los mejores resultados se obtienen de la combinación de tratamientos de limpieza mecánica asociados a productos antimicrobianos.
Se ha visto que algunos pacientes con infección por H.pylori tras el tratamiento erradicador de la bacteria suele desaparecer de la halitosis.

Los pacientes con pseudohalitosis creen que el comportamiento de otras personas está condicionado por su mal aliento. En estos casos lo más importante es la educación sanitaria para entender que la intensidad de su aliento está en unos niveles aceptables. Los pacientes con halitofobia no aceptarán que la percepción de su mal aliento es errónea y necesitarán asistencia psicológica.

Actualizado el 24 de Julio de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+