Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

domingo, 7 de julio de 2013

Golpe de calor

El golpe de calor es un síndrome de fracaso multiorgánico por elevación de la temperatura corporal  (superior a 40ºC) y fallo de los mecanismos termorreguladores ante una sobrecarga de temperatura ya sea de origen exógeno o endógeno.
La temperatura corporal oscila entre 35,8ºC y 37,2ºC. En condiciones normales se consigue un equilibrio entre la producción y la pérdida de calor, en un proceso llamado termorregulación. La sudación es el mecanismo más eficaz para eliminar el calor del cuerpo.

¿Cuál es la causa?
Golpe de calor

El organismo necesita varios días para aclimatarse ante una subida de temperatura ambiental. Si además hay un elevado grado de humedad, se realiza ejercicio físico, se consume alcohol o drogas o hay enfermedades intercurrentes como diabetes, insuficiencia cardiaca, epilepsia, demencia, enfermedad pulmonar obstructiva crónica se puede producir el cuadro clínico.
El riesgo de sufrir un golpe de calor es directamente proporcional a la temperatura ambiental y al grado de humedad.
Temperaturas de 41-42ºC en periodos de 45 minutos a 8 horas causan daños irreversibles . En la piel la lesión directa sobre las glándulas sudoríparas hace que desaparezca la sudación.
El consumo de excitantes (cocaína, anfetaminas …) puede precipitar el golpe de calor.

¿Cuáles son los casos tipo más comunes?

Forma clásica o pasiva. Es propia de personas debilitadas sobre todo ancianos y niños, más si tienen enfermedades de base, sometidos a temperatura ambiental y humedad elevadas. Se caracteriza por una ganancia pasiva de calor tras la exposición corporal a ambientes calurosos y húmedos. Suele aparecer a partir del cuarto día de una ola de calor y suele tener carácter epidémico. Se necesitan al menos 3 días con temperaturas ambientales por encima de 32ºC para que esto suceda. Este colectivo tiene una capacidad de sudar y de adaptación a la temperatura menor, son mas propensos a la deshidratación y con frecuencia toman medicación.
Forma activa o por ejercicio. Personas jóvenes no entrenadas que realizan ejercicio físico intenso en ambiente húmedo (no necesariamente muy caluroso).  Suele suceder en deportistas (corredores, ciclistas…), soldados, trabajadores de la construcción y agricultura. El factor desencadenante más importante es la deshidratación en exceso. Por cada 1% de pérdida de peso la temperatura corporal aumenta entre 0,14-0,20ºC. Este tiene mejor pronóstico que el golpe de calor clásico.

¿Cuáles son los síntomas?

El golpe de calor suele presentarse con piel seca y caliente por fracaso de la sudación, una temperatura corporal elevada de hasta 41ºC y alteración del nivel de conciencia, delirio y convulsiones.  El golpe de calor clásico suele aparecer en varios días y el activo aparece en pocas horas después del ejercicio realizado. En la mayoría de los casos el comienzo es súbito aunque pueden existir síntomas prodrómicos como debilidad, mareos, cefalea y calambres por alteraciones electrolíticas. La anhidrosis (no sudación) es constante en el golpe de calor clásico y aparece en el 50% de los casos de golpe de calor activo.  Puede haber afectación de cualquier órgano del cuerpo:
  • Sistema nervioso central. Las alteraciones del nivel de conciencia pueden ir desde somnolencia, agitación psicomotriz, cuadro confusional y coma profundo. Aunque suelen ser secuelas temporales pueden llegar a ser permanentes con focalidad neurológica como déficit motor, deterioro intelectual, del comportamiento y convulsiones.
  • Sistema musculoesquelético. Se altera con más frecuencia con el ejercicio y hay mayor predisposición a la rabdomiolisis o necrosis muscular con la toma de diuréticos o la pérdida de sal por la sudación.
  • Sistema cardiocirculatorio. La alteración puede consistir en arritmias, necrosis miocárdica, defectos en la conducción o disfunción ventricular con insuficiencia cardiaca.
  • Riñón.  Insuficiencia renal aguda con anuria por necrosis tubular
  • Aparato digestivo. Insuficiencia hepática, pancreatitis, úlceras de estrés …
  • Aparato respiratorio. Síndrome de distres respiratorio e hiperventilación.
El pronóstico depende sobre todo de la duración e intensidad de la hipertermia y la mortalidad es inversamente proporcional a la rapidez con la que se inicie el enfriamiento.  La mortalidad oscila entre el 8-80%.

Factores de mal pronóstico del golpe de calor:
  • Hipertermias (mayores de 42ºC)
  • Edad (mayores de 50 años)
  • Convulsiones
  • Coma prolongado
  • Hipotensión
  • Disnea

¿Cuáles son las medidas preventivas?

¿Cuál es el tratamiento?

El golpe de calor es una urgencia vital y el tratamiento debe ser lo más precoz posible ya que el retraso del tratamiento puede empeorar el pronóstico. Habría que anotar la hora de inicio de la hipertermia y del inicio de las medidas de enfriamiento.  Hay tres fases:
  1. Primeros auxilios. Colocar al paciente en un lugar fresco, ventilado, a la sombra y con la mínima ropa posible.
  2. Traslado. Si el vehículo no tiene aire acondicionado se realizará con las ventanas abiertas y si hay aire ponerlo con la máxima potencia.
  3. Enfriamiento del paciente en el centro sanitario. Esta es la medida más importante y se debe suspender al obtener una temperatura de 38ºC. Estos pueden ser:
    • Medidas físicas de enfriamiento externo. Incluyen desnudar al paciente en decúbito lateral y posición fetal. Colocar al paciente en un lugar con temperatura ambiental baja y buena ventilación. Aplicar compresas húmedas frías en la frente, cuello, axilas e ingles, cubrir el cuerpo con hielo triturado, realizar baños de inmersión en agua fría y aplicar mantas hipotérmicas.
    • Medidas de enfriamiento interno. Mediante sueroterapia fría, lavados gástricos y enemas con suero fisiológico frío, diálisis peritoneal con peritofundina fría o hemofiltrado y circulación extracorpórea.
    • Medidas de soporte. Si hay hipoxemia se utilizará oxigenoterapia o ventilación mecánica. Si hay acidosis metabólica utilizar bicarbonato. Si hay convulsiones se precisarán benzodiacepinas. Si hay insuficiencia renal aguda se utilizará furosemida, manitol y diálisis. No se deben utilizar baños de alcohol. Los fármacos antitérmicos no son útiles en estos pacientes por tener los mecanismos termorreguladores alterados.
Actualizado el 7 de Julio de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+