Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

jueves, 20 de junio de 2013

Talalgia: Dolor de talón

La talalgia es el dolor en el talón que se suele acompañar de dificultad para caminar.
La causa más frecuente de talalgia es la fascitis plantar. En los casos de larga duración se puede calcificar la zona de inserción de la fascia plantar originando el espolón calcáneo (el calcáneo es el hueso que hay en el talón donde se inserta la fascia plantar). Es por lo tanto la fascitis la causa del espolón calcáneo y no viceversa. Esta calcificación se ve bien en las radiografías pero no todas las personas que tienen espolón calcáneo han tenido dolor en el talón, puede ser sólo un hallazgo radiológico.

¿Qué es la fascitis plantar?

Talalgia. Dolor de talón. Fascitis plantar
La fascitis plantar es la inflamación de la banda de tejido que va desde el talón hasta los dedos de los pies. La fascia o aponeurosis plantar recubre los músculos del pie y tiene una gran resistencia. Su función consiste en mantener la curvatura longitudinal de la bóveda plantar y amortiguar las fuerzas que se ejercen sobre esta.
Puede producirse desde la infancia hasta ancianos pero es más frecuente en ancianos sedentarios, corredores y participantes en actividades deportivas.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la fascitis plantar?

Factores de riesgo de fascitis plantar:
  • El esfuerzo físico y el exceso de ejercicio físico que puede producir microtraumatismos de repetición. 
  • La obesidad y la carga de peso someten a más presión la fascia plantar.
  • La edad. Con la edad se pierde elasticidad en la fascia plantar y la almohadilla grasa plantar del talón se adelgaza y no absorbe correctamente la fuerza generada al caminar.
  • Alteraciones anatómicas como pies planos, pies cavos (elevación anómala de la bóveda de la planta), acortamiento del tendón de Aquiles, dismetrías de miembros inferiores.
  • Periodos largos en bipedestación (en pie) aumentan el cuadro.
  • Superficies de contacto. Cuanto más dura sea la superficie por la que se circula (como el cemento) mayor es el dolor.
  • Factores relacionados con la práctica deportiva. El calzado inadecuado (con poca amortiguación) junto con un mal calentamiento previo al ejercicio pueden empeorar la fascitis plantar.

¿Cuáles son los síntomas?

Suele ser de dolor en la tuberosidad calcanea (talón) en la zona de inserción de la fascia plantar. El dolor aumenta al tensar la aponeurosis plantar, es decir, con la dorsiflexión del tobillo y de los dedos del pie, con la extensión de la rodilla y al caminar de puntillas. Suele comenzar al iniciar la marcha y va disminuyendo progresivamente y aumenta con el ejercicio y la sobrecarga de peso y también al caminar de puntillas o con los talones.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico de la fascitis plantar suele realizarse con la historia clínica y la exploración física. Hay que valorar el pie tanto en descarga (signos inflamatorios y puntos de dolor) como en pie (ver si el pie es cavo, varo ..), examen de la marcha y del calzado.
Si se quiere descartar que no haya otra patología asociada, como una fractura por estrés, se realizará una radiografía del pie y el hallazgo más frecuente es el espolón calcáneo (calcificación de la inserción de la fascia plantar).  La ecografía y resonancia magnética son útiles para valorar cambios en la morfología de la fascia pero tienen indicaciones muy aisladas para este proceso.

¿Cuál es el tratamiento?

Cuanto antes se diagnostique y  trate mayor probabilidad de éxito hay. La resolución de esta patología suele ser del 80% a los 12 meses. Hay varias opciones terapéuticas:
  • Medidas higiénicas con el empleo del calzado adecuado (zapatos con suela gruesa de goma), reducir el peso si hay sobrepeso u obesidad, evitar caminar descalzo, aplicar hielo local (varias veces al día no más de 10 minutos seguidos, evitando el contacto directo con la piel) y realizar reposo relativo evitando la sobrecarga prolongada.
  • Antiinflamatorios no esteroideos. Para aliviar el dolor y la inflamación sobre todo con el dolor agudo.
  • Ejercicios de estiramiento. Los ejercicios de estiramiento de la fascia plantar y el tendón de Aquiles pueden ser útiles. Para estirar la fascia plantar se coloca la pierna lesionada por detrás de la sana con los talones apoyados por completo y siguiendo ambos una línea imaginaria. Se procede a doblar lentamente las rodillas y mantener la posición unos 15 segundos repitiéndolo unas 6-8 veces al día. El estiramiento del tendón de Aquiles se realiza colocando la pierna lesionada completamente estirada detrás de la sana y apuntando el pie afectado al talón del pie sano con las manos apoyadas en la pared. Después se procede a inclinarse hacia delante doblando la pierna sana simultáneamente. Realizarlo unos 10-15 segundos 6-8 veces al día.
  • Vendaje funcional. Se pretende aumentar el arco plantar para así relajar la fascia
    Inicio bendaje fascitis plantar. Talalgia. dolor talón
  • Ortesis. Las más utilizadas son las ortesis nocturnas y las taloneras.  Las ortesis nocturnas tienen como objetivo evitar la flexión plantar manteniendo el tobillo en posición neutra y producen estiramientos continuos de la fascia y de la musculatura gemelar. Las taloneras blandas (pueden ser prefabricadas o hechas a medida) permiten reducir la tensión sobre el talón dando soporte al arco plantar.
  • Ondas de choque extracorpóreas. Este tratamiento parece que puede ayudar a evitar el tratamiento quirúrgico y su efecto es dependiente del tiempo.
  • Infiltración con corticoides. Suele reservarse para casos resistentes a otras terapias. Reduce el dolor sólo a corto plazo y en pequeño grado.
  • Cirugía. Se reserva para casos en los que no hay mejoría clínica (suele ser un 5%) y suele realizarse la apertura de la vaina tendinosa o fasciotomía parcial y también una resección del espolón calcáneo y descompresión nerviosa.
  • Otros tratamientos son el láser, los ultrasonidos o las plantillas con láminas electromagnéticas.
Pauta de tratamiento:
  • Estadio inicial: Medidas higiénicas, crioterapia, antiinflamatorios no esteroideos, vendaje funcional y plantilla o talonera junto con ejercicios de estiramientos de la fascia plantar y tendón de Aquiles.
  • Estadio intermedio: Taloneras, ortesis nocturna e infiltración con corticoides.
  • Estadio avanzado: Ondas de choque extracorpóreas, inmovilización con botín de yeso o fibra de vidrio y fasciotomía quirúrgica.

¿Cuáles son las medidas preventivas?

La prevención para el desarrollo de la fascitis plantar son el uso de calzado adecuado que proteja el arco plantar, mantener el peso adecuado. Habría que realizar ejercicios de estiramiento de la fascia plantar y del tendón de Aquiles antes de hacer deporte o ejercicio físico junto con la realización de ejercicio físico de forma progresiva en intensidad y duración.

Actualizado el 20 de Junio de 2014

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+