Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

martes, 18 de junio de 2013

Dolor en el hombro

Las causas del hombro doloroso pueden ser de la misma articulación del hombro que lo más frecuente es una tendinitis o rotura parcial o total de algún tendón del manguito de rotadores o un dolor referido desde otra localización como pleuropulmonar, cardiaco, supraclavicular …

Dolor en el hombro. Tendinitis. Manguito de rotadores
El manguito de rotadores está sometido a un continuo roce o pinzamiento con las estructuras superiores que suele producirse en enfermedades degenerativas. En personas mayores de 70 años la frecuencia es superior al 20%.
La tendinitis del manguito de rotadores puede ser aguda o crónica y el tendón que primero suele afectarse es el del supraespinoso y suele producirse un síndrome de impegiment o pinzamiento que se caracteriza por dolor que aumenta al elevar, separar y hacer rotaciones del brazo. Inicialmente el dolor es durante o al terminar la actividad pero el proceso puede cronificarse por fibrosis e incluso por desgarro o rotura del manguito, provocando un dolor continuo e incapacidad funcional.
El tendón de la porción larga del bíceps se suele afectar cuando se somete a un estrés excesivo como por el levantamiento de pesas o actividades deportivas con lanzamientos repetitivos. Es un dolor en la cara anterior del hombro que aumenta con las elevaciones del brazo. También puede producirse una rotura tendinosa apreciándose una protuberancia en la porción media del brazo que corresponde al vientre muscular roto y contraido. Esto puede producirse en personas que realizan actividades deportivas intensas del brazo o en personas mayores por atrofia del músculo.

¿Qué pruebas son necesarias para el diagnóstico?

Para el diagnóstico lo más importante es la historia clínica y la exploración de la movilidad del hombro.
Si por el mecanismo de producción o por la exploración el médico lo considera se pueden realizar pruebas de imagen. Las más utilizadas son:
  • Radiografía convencional. Aporta información de las estructuras óseas y es especialmente útil si ha habido un traumatismo (sospecha de fracturas o luxaciones) pero también puede ayudar en el diagnóstico de la patología del manguito de rotadores ya que si está disminuida la distancia entre el acromion y la cabeza del húmero puede ser un indicador indirecto de alteración de los tendones que forman el manguito de rotadores. También puede ser de utilidad en enfermedades articulares degenerativas (artrosis) de alguna de las articulaciones.
  • Ecografía de partes blandas. Es útil para el diagnóstico de enfermedades periarticulares del hombro, sobre todo valorar si hay roturas parciales o totales de los tendones del manguito de rotadores, la porción larga del bíceps braquial y la articulación acromioclavicular.  Nunca para valorar estructuras óseas.
  • Resonancia magnética. Es una técnica que no utiliza radiación ionizante, no es invasiva y es útil para ver partes blandas periarticulares. Es una prueba muy útil para examinar el manguito de rotadores, la bursa subacromial, la articulación acromioclavicular y la cavidad glenoidea. El coste económico de esta prueba es mayor  que el de la radiografía y la ecografía y por este motivo suele utilizarse cuando con las pruebas previas hay dudas en el diagnóstico.

¿Cómo se trata?

El objetivo es mitigar el dolor y restaurar la funcionalidad del hombro.  Hay varias opciones:
  • Reposo funcional: Se recomienda sólo en fases iniciales del dolor agudo, no prolongarlo más de 3-4 días con la colocación de un cabestrillo.
  • Antiinflamatorios no esteroideos. Es el tratamiento conservador de primera elección. 
    Dolor en el hombro. Tendinitis. Manguito de rotadores. Infiltración glucocorticoides
  • Infiltración con glucocorticoides (intraarticular o periarticular). El objetivo es reducir el dolor y restablecer lo antes posible la movilidad de la articulación para evitar la rigidez por desuso.  Se suele recomendar cuando tras varias semanas hay poca respuesta al tratamiento inicial conservador. Se suele infiltrar una mezcla de corticoide y anestésico. Este tratamiento debe valorarse de forma individual considerando ventajas e inconvenientes aunque a la hora de decidir se debe tener en cuenta que el hombro doloroso es más frecuente en mayores de 70 años en los que los síntomas son de mayor duración con tendencia a la cronicidad y en esta franja de edad las complicaciones por la toma de antiinflamatorios no esteroideos son más frecuentes.
  • Fisioterapia. Se recomiendan la práctica de ejercicios  cuando se ha superado la fase aguda para restablecer lo antes posible la movilidad y evitar la rigidez. Se suele utilizar calor profundo mediante onda corta, microondas,  ultrasonidos) y otras técnicas como la laserterapia, magnetoterapia y electroestimulación transcutánea (TENS). Los objetivos de la fisioterapia son la disminución del dolor, potenciar la musculatura y restablecer la movilidad.  La aplicación de frío puede ser útil en procesos muy dolorosos para conseguir efectos anestésicos o como fase previa a la movilización ya que permite realizar el ejercicio sin dolor.
  • Antiinflamatorios tópicos. 
  • Cirugía. Esta se suele valorar cuando no hay mejoría tras 6 meses de tratamiento conservador o si la rotura tendinosa es total. La técnica más habitual es la descompresión subacromial mediante artroscopia.
Como tratamiento inicial en los primeros días se utiliza hielo local y se toman antiinflamatorios no esteroideos para el control del dolor.

Actualizado el 18 de Junio de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+