Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

viernes, 10 de mayo de 2013

Terrores nocturnos

Los terrores nocturnos son un trastorno del sueño que se caracterizan por un terror extremo y un estado de irritabilidad para recuperar la consciencia completamente. La persona no tiene control de sus movimientos. 

Suelen aparecer en niños entre 3 y 6 años y desaparecer solos, sin ningún tratamiento.

¿Cuál es la causa de los terrores nocturnos?

No se conoce la causa de aparición de los terrores nocturnos aunque es frecuente tener antecedentes familiares de sonambulismo y terrores nocturnos.

¿Cómo ocurren los terrores nocturnos?

Los terrores nocturnos suelen ocurrir de 2 a 3 horas después de que el niño concilie el sueño, cuando sucede la transición del sueño más profundo no REM  a la mas superficial de sueño REM. Se produce sobre todo en las primeras horas del sueño en las fases 3 y 4 del sueño NO REM.

Terrores nocturnos
Durante el terror nocturno el niño puede incorporarse y sentarse en la cama súbitamente, grita, se despierta con sudoración, taquicardia, hiperventilación y asustado. Al cabo de unos minutos el niño se calma y se vuelve a dormir plácidamente.

Es frecuente confundirlos con las pesadillas aunque hay una serie de factores que les distinguen:
  •  En ambos casos el niño se despierta asustado pero en el caso de la pesadilla (esta sucede durante el sueño REM) está orientado y puede recordar el sueño mientras que en el caso de los terrores nocturnos, el niño se despierta sin reconocer a los padres, desorientado y cuesta calmarle.
  • Tras el episodio, en la pesadilla el niño se tranquiliza, reacciona como si estuviera despierto, con deseo de estar con los padres y costándole volver a dormirse. En el caso de los terrores nocturnos, una vez que está calmado, vuelve a dormir profundamente sin problema, sin recordar lo ocurrido al día siguiente.

¿Cómo actuar ante un terror nocturno?

Es conveniente mostrarse tranquilo ante el niño durante el terror nocturno, cualquier signo de ansiedad en los padres suelen afectar a los niños. Hay que esperar a que al niño se le pase y asegurarse de que no se haga daño con la agitación. 
Es mejor no intentar despertar al niño durante el terror nocturno ya que si se despierta costará más tranquilizarle y que vuelva a conciliar el sueño.

¿Cómo prevenir los terrores nocturnos?

Existen una serie de medidas que previenen o reducen los terrores nocturnos, como son:
  • evitar el estrés en el niño
  • proporcionar al niño un ambiente sosegado y tranquilo especialmente antes de dormir
  • el niño debe de estar descansado y dormir el número de horas que necesita.
Actualizado el 16 de Septiembre de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+