Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

jueves, 23 de mayo de 2013

Si tengo estreñimiento

El estreñimiento es un síntoma muy frecuente que a veces sólo con medidas higienico-dietéticas se puede solventar.

¿Cómo prevenir el estreñimiento?

En la dieta hay que aumentar la ingesta de alimentos con alto contenido en fibra vegetal (alcachofas, brécol, habas, col, judía verde, pimiento verde, zanahoria, legumbres, aceitunas, albaricoques, aguacates, ciruelas, pan integral,  peras, sandías, uvas, frambuesas, arándanos, pasas …) y reducir la ingesta de grasa de origen animal.
Estreñimiento

Es muy importante la ingesta de abundantes líquidos y realizar ejercicio de forma regular.

¿Qué hago si tengo estreñimiento?

Cuando las medidas anteriores no son suficientes se pueden prescribir laxantes.
Los laxantes son unos productos  con características y mecanismos de acción muy diversos cuyo objetivo es conseguir acelerar el paso de las heces por el intestino, modificando su consistencia y cantidad. Estos se clasifican en 4 grupos:
  1. Formadores de masa. Plantago ovata, semillas de lino, salvado, metilcelulosa, fibra vegetal cruda. Son hidratos de carbono de origen vegetal que no son absorbidos por el intestino humano. Es muy importante tomarlos con abundante líquido. Al inicio del tratamiento suelen producir flatulencia que suele desaparecer con el tiempo. 
    • El salvado aumenta el volumen y disminuye la consistencia de las heces y acelera el tránsito en personas estreñidas. Al inicio suele recomendarse una o dos cucharadas e ir aumentando hasta un máximo de 4-6 cucharadas al día. Es aconsejable dividir la dosis entre las distintas comidas y tomar de forma simultánea 2-3 vasos de líquido. Esta comercializado como granulado y también en forma de tabletas. Está contraindicado en la enfermedad celiaca
    • Las semillas de lino. La única ventaja frente al salvado es el sabor que es más agradable según algunos pacientes. No contraindicado en enfermedad celiaca
    • Compuestos de agar-agar o metilcelulosa. Se presentan en cápsulas o soluciones orales y se dan 2-3 veces al día.
  2. Laxantes osmóticos. Incluyen las sales de magnesio, sorbitol, soluciones de polietilenglicol con y sin electrolitos, lactulosa y lactitol. Se absorben poco y actúan por sus propiedades osmóticas reteniendo agua y electrolitos en la luz intestinal. La lactulosa suele recomendarse en una toma después del desayuno. Los enemas hipertónicos con sales de fosfato y citrato son efectivos para evacuar el recto lleno ya que estimulan la defecación (Micralax y enema Casen).
  3. Laxantes estimulantes. Estimulan la acumulación de agua y electrolitos en la luz intestinal y aumentan la motilidad intestinal. Derivados del difenilmetano como la fenoftaleína y el bisacodilo. El periodo de latencia entre la toma y los efectos laxantes suelen ser unas 6 horas. La fenoftaleina suele presentarse en combinación con otros fármacos y el bisacodilo (Dulco Laxo) en comprimidos y supositorios. En supositorios se debe usar de forma puntual por el riesgo de proctitis (inflamación de la mucosa del recto) y por vía oral puede producir dolor abdominal. Derivados de antraquinona que incluyen los senósidos, sen, cáscara sagrada  y aceite de ricino. Por su elevada potencia puede producir cuadros de deshidratación y alteraciones electrolíticas y suelen producir dolor abdominal cólico. El consumo prolongado de este tipo de laxantes puede producir una pigmentación del colon conocida como melanosis coli que suele revertir a los 6-12 meses de dejar de tomarlo. El aceite de ricino  es conocido por su mal sabor y su alta potencia ya que produce evacuaciones líquidas, rápidas y completas. Los senósidos (Puntual, Puntualex y  Agiolax) no deben usarse de forma prolongada.
  4. Ablandadores de heces o lubricantes. En este grupo se pueden incluir el aceite de parafina y los microenemas de glicerina. Los supositorios de glicerina además de lubricar la zona anal, estimulan el reflejo defecatorio sin efectos secundarios importantes por lo que deben utilizarse antes que otros agentes más potentes. El aceite de parafina además de ablandar las heces retarda la absorción de agua. Se recomiendan administrar entre comidas para no interferir en la absorción de vitaminas liposolubles.

¿Cuál es el mantenimiento para el estreñimiento?

En cuanto al tratamiento de mantenimiento, se recomienda la dosis mínima eficaz para conseguir deposiciones completas normales y evitar la impactación. El laxante utilizado se elegirá en función de las preferencias del paciente y sus necesidades estableciendo como objetivo que la deposición sea regular y sin dolor con la mínima dosis eficaz de laxante.
En niños mayores de 2 años de primera elección son los laxantes de polietilenglicol (Movicol pediátrico). Se recomienda 1 sobre al día en niños de 2-6 años y 2 sobres en niños de 7-11 años. También se puede utilizar el aceite de parafina (Hodernal) en niños mayores de 1 año  que se suele recomendar de 1-3 ml  1 ó 2 veces al día 1 hora tras las comidas. Otra opción sería la lactulosa (Duphalac) con 1-3 ml/ kg/día 1 ó 2 veces al día y el lactitol (Oponaf o Emportal)
En niños menores de 2 años se pueden utilizar el carbonato de calcio (Eupeptina) que se recomienda 1-2 cucharadas de café rasas 2 veces al día en menores de 1 año y de 1-4 cucharadas rasas en mayores de 1 año hasta 3 veces al día. También podría utilizarse lactulosa (Duphalac).

En adultos habría que aumentar la ingesta de fibra con abundante líquido como el Plantago o Plantaben o Salvado de trigo. Suele recomendarse uno o dos sobres al día. Si esto no fuera efectivo o pacientes mayores que no beben mucho líquido o realizan poco ejercicio se puede tomar lactulosa (Duphalac) comenzando con 1 ó 2 sobres al día o lactitol (Oponaf o Emportal) o polietilenglicol (Movicol) 1 ó 2 sobres al día. En algunas ocasiones podrían utilizarse laxantes del grupo estimulante como los senósidos (Puntual en gotas, Puntualex en gotas) o el picosulfato sódico (Evacuol).

¿Qué es lo primero que hay que hacer si tengo estreñimiento agudo?

Antes de iniciar un tratamiento de mantenimiento hay que descartar la existencia de retención fecal en la ampolla rectal  sobre todo en niños y ancianos.
La desimpactación fecal se puede realizar por vía oral o rectal.
En ancianos suele realizarse una desimpactación manual con la ayuda de enemas si el fecaloma no es accesible con el dedo.
Enema. Estreñimiento
En niños suele aceptarse mejor la vía oral.
En niños mayores de 5 años suelen utilizarse de primera línea las soluciones de polietilénglicol (Movicol pediátrico). Se suelen pautar el primer día 4 sobres, el segundo 6 sobres, el tercer día 8 sobres y se mantiene esta dosis hasta lograr la desimpactación. Con esta pauta se suele conseguir la desimpactación al 3-4º día en la mayoría de los casos que se manifiesta con deposición de grandes volúmenes de heces. Tras la desimpactación se recomienda que el niño siga un programa de educación intestinal adecuado para evitar una nueva impactación. En niños la dosis es de 1-2 gr/kg/día  y la disolución se hará en 10-20 ml/kg de líquido (puede realizarse con agua, leche, zumo ). Si hubiera intolerancia al polietilenglicol (movicol pediátrico) se pueden utilizar otros laxantes que pueden tener más efectos secundarios como el aceite de parafina (hodernal) o senósidos (Agiolax o Dulco Laxo) por vía oral en niños mayores de 1 año. En niños mayores de 2 años se pueden utilizar los microenemas de Paidolax o Verolax infantil.
En niños menores de 1 año la desimpactación se puede lograr con una sonda rectal lubricada o supositorios de glicerina infantiles.

Actualizado el 23 de Mayo de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+