Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

miércoles, 29 de mayo de 2013

Insuficiencia cardiaca

La insuficiencia cardiaca es una complicación grave, generalmente progresiva e irreversible de múltiples enfermedades cardiacas (principalmente cardiopatía isquémica, hipertensión arterial, valvulopatías y miocardiopatías).
La insuficiencia cardiaca presenta una alta morbilidad y mortalidad y afecta de forma importante a la calidad de vida de los pacientes.

¿Cuál es la causa de la insuficiencia cardiaca?

En la insuficiencia cardiaca se produce una disminución de la capacidad de expulsar sangre del corazón y tampoco llegará a los distintos órganos la cantidad de sangre y oxígeno suficiente para el metabolismo de los tejidos.
Insuficiencia cardiaca. Cardiopatía isquémica, edema
La insuficiencia cardiaca siempre se acompaña de una enfermedad de base generalmente hipertensión evolucionada y cardiopatía isquémica pero puede ser cualquier enfermedad que altere la función cardiaca.

¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia cardiaca?

La insuficiencia cardiaca aguda es una situación de disnea (falta de aire) aguda de origen cardiaco (el grado mas grave es el edema agudo de pulmón). La forma más frecuente de manifestarse la insuficiencia cardiaca es de forma crónica en el que suele haber un deterioro lento y progresivo aunque en ocasiones puede haber episodios puntuales de descompensación reagudizándose el paciente en general por desencadenantes como una infección, suspender la medicación, aumento de la ingesta de sal … que suele requerir un ingreso hospitalario.
La clínica de los pacientes depende sobre todo de la severidad y velocidad de desarrollo de la insuficiencia cardiaca. Los síntomas clásicos son:
  • Disnea que consiste en una respiración dificultosa.
    Es el síntoma más característico. En las formas crónicas suele aparecer con el ejercicio moderado y si es más severo con pequeños esfuerzos e incluso en reposo y sin tolerar el decúbito (tumbado) que es la ortopnea. Otro síntoma que puede aparecer es la disnea paroxística nocturna que es la dificultad para respirar que aparece inmediatamente al adoptar el decúbito y desaparece a los pocos minutos de elevar el tórax. Los pacientes con una insuficiencia cardiaca avanzada suelen dormir en un sillón o elevando el cabecero de la cama.
    Insuficiencia cardiaca, infarto, disnea
  • La congestión sistémica se manifiesta con edemas, hepatomegalia (aumento del tamaño del hígado) y ascitis con aumento del perímetro abdominal
  • Fatigabilidad (mayor cansancio) con reducción de la capacidad del ejercicio.

¿Cómo se diagnostica?

En el manejo de la insuficiencia cardiaca es muy importante un diagnóstico precoz para instaurar un tratamiento adecuado que mejoren la supervivencia y eviten ingresos hospitalarios. Lo fundamental para llegar al diagnóstico es la clínica y exploración física pero otras pruebas que ayudan son la analítica, radiografía de tórax,  electrocardiograma y ecocardiograma.

Todo paciente con insuficiencia cardiaca debe saber en que consiste su enfermedad, que motivos le pueden descompensar, los síntomas propios de ella y que hacer.
Si el paciente presenta un aumento rápido de peso, hinchazón de pies y tobillos, disminución de la cantidad total de orina, dificultad para respirar, necesidad de aumento del número de almohadas para dormir, cansancio intenso, tos irritativa persistente o dolor torácico, tiene que ir al médico.

¿Cuál es el tratamiento para la insuficiencia cardiaca?

El tratamiento de la insuficiencia cardiaca tiene como objetivo aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida y reducir la mortalidad a largo plazo.

Tratamiento no farmacológico:
  • Evitar los factores precipitantes de la insuficiencia cardiaca como el abandono de la medicación, anemia, infecciones …
  • Realizar dieta hiposódica ya que la sal favorece la retención de líquidos y también baja en grasas saturadas. En pacientes estables no es necesario ajustar la ingesta de líquidos.
  • Eliminar el tabaquismo.
    Insuficiencia cardiaca. Ejercicio físico
  • Control del peso. El paciente debe pesarse diariamente o dos veces por semana y consultar al médico si hay aumentos de 2 kg o más de peso, también si aparecen edemas o aumentan el número de almohadas para dormir. Si el paciente está obeso o tiene sobrepeso debe intentarse la disminución de forma discreta pero mantenida. También en muchos pacientes con insuficiencia cardiaca está presente la malnutrición tanto clínica como subclínica y a veces es aconsejable la administración de suplementos vitamínicos y realizar varias comidas al día que no sean copiosas.
  • Realizar ejercicio físico regular programado e individualizado según tolerancia. Sólo hay que reducir la actividad física en pacientes descompensados con insuficiencia cardiaca aguda.
  • Evitar la toma de algunos fármacos como antiinflamatorios no esteroideos, corticoides, verapamilo, diltiazem …
  • Reducir el estrés físico (frío o calor excesivos) o psíquico.
Tratamiento farmacológico:
Hay que identificar y tratar los factores precipitantes (ya sea una infección, infarto …) y asegurar un mejor cumplimiento de la medicación que tomaba y del control de las medidas generales.
  • Los IECA (inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina) como enalapril, ramipril, lisinopril … deben recibirlos todos los pacientes con insuficiencia cardiaca sistólica salvo contraindicaciones.
  • Si hay intolerancia a IECA se utilizarán ARA-II (antagonistas de los receptores de angiotensina II)  como losartan, irbesartan, candesartan …
  • Los diuréticos (furosemida, torasemida …) es el tratamiento para la retención hidrosalina (edemas) y si la respuesta es adecuada habrá que disminuir después la dosis.
  • La digoxina también puede ser útil si con las medidas anteriores no hay mejoría sintomática o en todos los pacientes que además se encuentren en fibrilación auricular.
  • Los betabloqueantes (atenolol, metoprolol, carvedilol …) también se pueden asociar en pacientes sintomáticos si no hay contraindicación. Hay que introducirlos si el paciente está estabilizado.
  • La espironolactona a dosis de 25 mg al día también se utiliza en pacientes con insuficiencia cardiaca evolucionada a pesar del tratamiento convencional.
  • En pacientes con insuficiencia cardiaca por disfunción diastólica  se pueden emplear diuréticos, nitratos y verapamilo o betabloqueantes
Actualizado el 29 de Mayo de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+