Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

sábado, 25 de mayo de 2013

Infección de orina en niños

La infección de orina es un crecimiento de microorganismos, normalmente de origen bacteriano, dentro de las vías urinarias. La infección de orina es una de las infecciones más frecuentes en niños; salvo en los tres primeros meses de vida es mucho mas frecuente en niñas que niños.
Las recurrencias sobre todo en el primer año son frecuentes. A partir del segundo año de vida la infección de orina repetida daña el riñón más que el reflujo moderado.

¿Cuál es la causa más frecuente de la infección de orina?

El mecanismo más frecuente de infección es el ascenso retrógrado por la uretra salvo en recién nacidos que se asocia a bacteriemia (infección diseminada por la sangre). Son factores predisponentes:
  • Fimosis, balanitis, vulvovaginitis, mala higiene …
  • Baños prolongados o de espuma
  • Reflujo vesicoureteral
  • Uropatías obstructivas
  • Oxiuriasis

¿Cómo se previene la infección de orina?

Aunque no siempre la prevención es posible, como medidas generales podemos indicar:
  • Higiene perineal limpiando de delante hacia atrás en niñas.
  • Recomendar la micción frecuente y completa.
  • Tratar el estreñimiento, irritación por oxiuros o jabón inadecuado. Evitar baños prolongados o de espuma.
  • No utilizar ropa demasiado ajustada ni no traspirable.
  • En casos de malformaciones en las vías urinarias intensificar las precauciones y el control.

¿Cuáles son los síntomas de la infección de orina?

Los síntomas varían dependiendo de la edad del niño:
  • En recién nacidos y lactantes los síntomas suelen ser digestivos como  disminución de peso, vómitos, rechazo a las tomas, diarrea, adormilamiento o malestar, alteraciones térmicas (fiebre o hipotermia).
  • En el niño preescolar, se pueden observar mejor los síntomas urinarios son más frecuentes como micción frecuente, disuria, dolor suprapúbico, abdominal o lumbar con o sin fiebre.
  • En niños en edad escolar, según la localización de la infección aparecen diferentes síntomas: cuando la infección es en las vías bajas, produce molestias al orinar, dolor abdominal, color oscuro en la orina y no suele presentarse fiebre ni afecta al estado general del niño. En cambio cuando la infección es en el riñón  sí hay fiebre y sí que afecta a su estado general, produciendo vómitos, dolor lumbar y abdominal, y orina de color oscuro.
La clínica puede manifestarse como:
  • Cistitis: infección localizada en la vejiga y la parte final del conducto urinario. Los síntomas suelen ser disuria (dolor o escozor al orinar), polaquiuria (orinar con mucha frecuencia) y tenesmo (sensación constante de ganas de orinar) y con frecuencia hematuria (sangre en la orina). Es más frecuente en niñas preescolares o mayores.
  • Pielonefritis: infección en el riñón. Es más frecuente en niños menores de 1 año o si hay anomalías renales y/o urinarias. Se manifiesta con fiebre, lumbalgia o dolor en flanco. Puede coexistir con la cistitis.
  • Bacteriuria asintomática: Es la aparición de bacterias en la orina sin síntomas clínicos. Es frecuente que aparezca de forma recurrente y no precisa tratamiento salvo que haya reflujo vesicoureteral. No produce lesiones renales pero se deben descartar anomalías nefrourinarias previas

¿Cómo se diagnostica la infección de orina?

En cuanto al diagnóstico de la infección de orina la técnica de recogida de orina es muy importante ya que hay que evitar que se contamine e intentar que no haya sobrediagnósticos o que alguna infección de orina pase desapercibida. La recogida de orina en niños pequeños es con una bolsa colectora, limpiando previamente la zona perineal con agua y jabón. Si no se recoge orina hay que cambiar la bolsa cada 30-60 minutos limpiando los genitales. En niños mayores la orina se recogerá con la micción espontánea tras lavar los genitales con agua y jabón. A veces puede ser preciso recoger la orina mediante un sondaje vesical o una punción suprapúbica.
El diagnóstico definitivo requiere un urocultivo positivo.

Después de dos episodios de infección de orina en niñas y uno en niños ha de realizarse pruebas de imagen para descartar reflujo vesicoureteral, lesiones obstructivas o algún trastorno neuropático. Se realizarán ecografía o cistouretrografía según indicación.

¿Cuándo iniciar el tratamiento de la infección de orina?

La decisión de empezar o no la antibioterapia en espera del resultado del cultivo se tomará en función de la clínica y los resultados de la tira reactiva y el sedimento. En niños que pueden esperar el tratamiento se hará tras confirmar la infección urinaria según antibiograma del germen aislado aunque en niños menores de 3 años suele ser importante el tratamiento rápido con antibióticos ante el diagnóstico de presunción de infección urinaria ya que el retraso del tratamiento puede producir lesiones renales.
En algunos casos puede estar indicado la quimioprofilaxis (tratamiento con antibiótico a dosis bajas durante un tiempo prolongado) para prevenir recidivas de la infección.
Actualizado el 25 de Mayo de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+