Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

miércoles, 22 de mayo de 2013

Estreñimiento en el niño

El estreñimiento es una reducción en el número y peso normal de las deposiciones que en muchas ocasiones va asociado al endurecimiento de la textura de las heces.

¿Cuáles son las causas del estreñimiento?

En la mayoría de los casos el estreñimiento es funcional, sin causa orgánica conocida y con medidas sencillas mejora el estreñimiento. 
En los casos funcionales suele estar relacionado con tener fobia al WC, evitación de defecar en sitios públicos como la escuela, predisposición familiar, cambio de leche materna a fórmula, dietas bajas en fibra … 
En los casos en los que la causa es orgánica pueden ser por:
  • Lesiones anales como fisura anal, estenosis o atresia anal
  • Secundario a enfermedades digestivas como la enfermedad celiaca, fibrosis quística, colon irritable …
  • Enfermedades metabolicas como el hipotiroidismo, hipercalcemia, diabetes insípida …
  • Estreñimiento neurogénico como parálisis cerebral, espina bífida, enfermedad de Hirchsprung …
Hay ciertos síntomas que nos harán sospechar enfermedad orgánica como la escasa ganancia de peso, distensión abdominal, inicio tras la introducción de las proteínas de la leche de vaca, fiebre, vómitos biliosos, anomalías en la exploración física.
La radiografía simple de abdomen sólo estará indicada en los casos en los que sea dudoso si el origen del estreñimiento es funcional u orgánico para demostrar si hay retención fecal en la ampolla rectal.

¿Cuál es el tratamiento para el estreñimiento?

El objetivo del tratamiento del estreñimiento será lograr la realización de deposiciones blandas sin dolor, miedo, esfuerzo ni escape de las heces. Hay que implicar a los padres y los niños en el tratamiento ya que será un tratamiento a largo plazo y se puede requerir la utilización prolongada de laxantes junto a las medidas higienico dietéticas. Es conveniente que los padres realicen un registro de las incidencias semanalmente.
  
Medidas educativas para el estreñimiento:
  • Hay que realizar 2-3 intentos diarios de defecación aprovechando el reflejo cólico después de las comidas principales, intentándolo durante 10-15 minutos cada vez. Es importante que el niño tenga una posición correcta apoyando los pies en el suelo o en un elevador que les permita empujar con los músculos abdominales. Cuando el estómago está lleno se favorece la motilidad intestinal.
  • Hay que reforzar la conducta del niño recompensando además de la deposición también el esfuerzo. No se debe castigar ni regañar por el fracaso.
  • Hay que favorecer la regularidad. Acostumbrar a poner al niño en la taza del WC siempre a la misma hora. Por la mañana y por la noche después de desayunar y cenar es el mejor momento sobre todo si el niño come en el  colegio.
  • Favorecer y estimular el ejercicio físico, favorece la bajada de las heces
Medidas dietéticas para el estreñimiento:
  • Ofrecer una dieta rica en fruta, verdura, legumbres y cereales que garantice el aporte diario de fibra necesario según la edad.
  • Si no se consiguen los aportes dietéticos adecuados de fibra se pueden utilizar productos enriquecidos con fibra  como galletas, cereales integrales …
  • Tomar una ingesta óptima de líquidos (agua, zumos …)
  • Evitar la toma de exceso de productos lácteos sobre todo si sustituyen a la fruta en los postres de forma habitual.
  • No retirar la leche materna por estreñimiento. Es frecuente que los niños que los niños alimentados con pecho hagan menor número de deposiciones y blandas pero sin ninguna molestia.
  • Si con la lactancia artificial presenta estreñimiento su pediatra le puede recomendar alguna fórmula antiestreñimiento para lactantes.
  • En lactantes se puede estimular impregnando la punta un bastoncillo de los de limpieza del oído con aceite de oliva, introduciendo sólo la punta del bastoncillo en el ano varias veces para intentar provocar el reflejo
  • El aceite de oliva favorece la lubricación intestinal y la evacuación de las heces.
Tratamiento farmacológico del estreñimiento: 
Los laxantes que se utilizan en los niños tienen pocos efectos secundarios y pueden utilizarse durante meses. Se utilizan para desimpactación de las heces y el mantenimiento.  Hoy en día de primera elección son los basados en polietilenglicol. Son polímeros no absorbibles a nivel intestinal y no metabolizables por las bacterias del colon. Provocan retención de agua con heces mas voluminosas y blandas, evitando la flatulencia de otros laxantes.
  • Desimpactación (retención en la ampolla rectal). Antes de poner un tratamiento de mantenimiento hay que resolver esto ya que si no se hace los laxantes pueden producir o agravar la encopresis y el dolor abdominal. Se puede realizar por vía oral o rectal pero es preferible la vía oral por ser mejor aceptada y segura. Por vía oral se suelen utilizar soluciones de polientilenglicol y suele lograrse la desimpactación al 3-4º día (la dosis se calcula por el peso). 
  • En niños menores de 1 año también se pueden utilizar sonda rectal  con lubricante.
  • En niños mayores de 1 año se puede utilizar por vía rectal enemas hipertónicos de fosfatos o de suero fisiológico con o sin aceite mineral. Los enemas de agua jabonosa no están recomendados por el posible daño en la mucosa recto-colónica.  Por vía oral se puede utilizar el aceite de parafina (tiene mal sabor) o también del grupo de estimulantes como  senósidos, bisacodilo y picosultato sódico.
  • Mantenimiento. Una vez conseguida la evacuación rectal, se realiza un tratamiento de mantenimiento mediante laxantes a la dosis mínima eficaz para conseguir deposiciones completas normales y evitar la impactación. En este momento hay que realizar las medidas higiénico-dietéticas. Se recomendará un laxante para realizar una deposición regular y sin dolor abdominal. De elección son los laxantes de polietilenglicol.
Los fármacos para el tratamiento del estreñimiento son de varios grupos:
  1. Lubricantes:
    • Aceite de parafina (HodernalI). Es útil tanto para la desimpactación como el mantenimiento. Se puede utilizar a partir de los 6 meses de edad.
    • Microenemas de glicerina (Paidodax, Verolax). Son cánulas rectales que se usan si hay  impactación leve y se pueden utilizar a cualquier edad.
  2. Osmóticos:
    • Solución de polietilenglicol con electrolitos (Movicol pediátrico, Omesal, Solución evacuante Bohm). Se utilizan tanto en la fase de desimpactación (esta fase en mayores de 5 años) como de mantenimiento (esta fase en mayores de 2 años).
    • Polietilenglicol sin electrolitos (Casenlax). Se usa en fase de mantenimiento en mayores de 6 meses.
    • Lactulosa (Duphalac, lactulosa). Se puede usar en menores de 1 año.
    • Lactitol (Oponaf, Emportal). Se puede utilizar en mayores de 1 año.
    • Carbonato de magnesio (Eupeptina). Se puede utilizar en cualquier edad.
    • Enemas de fosfato hipertónico (Casen). Se usan las cánulas rectales para desimpactar. Es útil en mayores de 6 años.
    • Enema de citrato sódico (Micralax).
  3. Estimulantes:
    • Senósidos (Puntual gotas, Puntualex, Agiolax). Se utiliza en mayores de 2 años para la desimpactación.
    • Bisacodilo (Dulco Laxo). Se utiliza en niños mayores de 10 años para la desimpactación.
    • Picosulfato sódico (Evacuol). Se utiliza en la fase de desimpactación en mayores de 6 años.
  4. Fibra:
    • Plantago ovata, Cenat, Agiolax. Se puede utilizar en mayores de 6 años.
    • Fibra Leo y Fibra Leo con ciruela.
    • Blevit integral y Blevit avena. Se puede utilizar en mayores de 6 meses.
    • Casenfibra junior, Casenfibra. En mayores de 3 años
Actualizado el 4 de Noviembre de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+