Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

martes, 30 de abril de 2013

Vacuna contra la difteria, tétanos y tos ferina (Pertussis). DPTa.

En primer lugar explicaremos las consecuencias de estas enfermedades para entender la importancia de protegerse frente a ellas:

Tétanos

El tétanos una enfermedad de muy baja incidencia pero de letalidad muy alta ya que afecta al sistema nervioso central causando rigidez muscular generalizada, espasmos musculares dolorosos, dificultad respiratoria, convulsiones, dificultad para tragar y otros síntomas que amenazan la vida del enfermo. Es una enfermedad que se produce por el clostridium tetánico y se contrae por la contaminación de las heridas por esta bacteria. Las heridas de más riesgo son las que tienen más tejido desvitalizado y son más anfractuosas; también las que entran en contacto con el suelo, las mordeduras, congelaciones…  Este germen está en la naturaleza y no hay inmunidad natural ni de grupo por lo que la única protección frente a la enfermedad es la vacunación individual y de forma continuada ya que no se puede plantear la erradicación de la enfermedad.

Difteria
Es una enfermedad producida por el bacilo diftérico y que se contagia por las secreciones respiratorias expulsadas por personas infectadas al toser o estornudar. Se produce una inflamación de las amígdalas que se cubren con una membrana grisácea y puede extenderse a la laringe o a la nariz y producir dificultad respiratoria. Aquí la bacteria puede secretar la toxina diftérica que puede afectar al sistema nervioso, corazón o riñones y producir incluso la muerte.

Tos ferina 
Es una enfermedad producida por una bacteria, la bordetella pertussis, que se contagia por vía respiratoria sobre todo al toser o estornudar. Es una enfermedad en la que se producen accesos de tos con la consiguiente dificultad respiratoria, enrojecimiento y congestión de la cara seguidos de vómitos. La tos ferina es una enfermedad peligrosa en los niños más pequeños (menores de 6 meses).

Las vacunas contra el tétanos y la difteria proceden de las toxinas que provocan las enfermedades purificadas y desprovistas de toxicidad por lo que al administrarla no producen la enfermedad y si anticuerpos para proteger frente a la enfermedad.  La vacuna frente a la tos ferina se componen de antígenos que generan la producción de anticuerpos con menos efectos secundarios, son las vacunas acelulares (Pa).

Las vacunas frente a la difteria (D), tétanos (T) y tos ferina (P) van habitualmente unidas y se administran en la misma inyección y está incluida en el calendario vacunal de todas las comunidades autónomas. En España se dispone ahora de vacunas pentavalentes (asociar DTPa con la vacuna de la poliomielitis y contra el Haemophilus influenzae b) y las hexavalentes (las cinco anteriores asociadas a la vacuna de la hepatitis B) para disminuir el número de pinchazos a los niños.
En los niños se recomienda vacunar de la DTPa  a los 2, 4 y 6 meses en el primer año de vida, una dosis de recuerdo entre los 15-18 meses, otra entre los 4 y 6 años y otra entre los 11 y 14 años. En estas dos últimas dosis el componente de difteria y de tos ferina son mas reducidos (Tdpa).

En la pauta de vacunación se han introducido cambios en el calendario del adulto, disminuyendo las dosis de recuerdo a lo largo de la vida. No se debe reiniciar la pauta de vacunación sino continuarla aunque los intervalos entre las dosis sean más largos que los recomendados. Actualmente se considera que un adulto que ha recibido 5 dosis de vacuna antitetánica respetando los intervalos mínimos recomendados está vacunado para el resto de su vida. Los adultos que han recibido el calendario vacunal completo durante la infancia y adolescencia no precisa recibir una dosis de recuerdo cada 10 años para toda la vida, sólo necesitarían una nueva dosis de refuerzo alrededor de los 65 años para el tétanos y difteria (componente reducido). Para la tos ferina después de la adolescencia solo se recomienda una nueva dosis de componente reducido (pa) en adultos que han estado en contacto frecuente con  niños, aunque esta práctica no es generalizada.

Las contraindicaciones son en personas que hayan tenido alguna reacción alérgica severa a algún componente de la vacuna y si hay una enfermedad grave. El componente de la tos ferina también está contraindicado si hay una enfermedad neurológica progresiva o cualquier encefalopatía que aparezca los días siguientes a la administración de alguna dosis.
Los posibles efectos secundarios son fiebre, hinchazón en la zona de inyección o ligera irritabilidad o somnolencia en los días siguientes de la administración.

Actualizado el 30 de Abril de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+