Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

martes, 2 de abril de 2013

Muerte súbita del lactante

El síndrome de muerte súbita del lactante se define como la muerte repentina e inesperada de un niño menor de un año aparentemente sano, que permanece inexplicada a pesar de realizar una autopsia completa, examinar el lugar de la muerte y revisar el historial clínico del niño. 
Aunque en los últimos 20 años ha bajado de forma considerable, es la primera causa de muerte entre bebes sanos después de 1 mes de vida en los países desarrollado. El 90%  de los casos se produce entre los 2 y 6 meses de edad. Suele estar muy relacionado con el sueño, la mayor parte de los casos suceden entre la medianoche y las 9 de la mañana. Es más frecuente en niños que en niñas. Estadísticamente aumenta la incidencia en los meses invernales.
Casi todas las muertes por síndrome de muerte súbita del lactante se presentan sin ningún aviso mientras se cree que el niño está durmiendo por lo que supone un fuerte impacto en las familias y suele producir importantes secuelas.

¿Qué factores parecen influir en la muerte súbita del lactante?

Aunque no se conoce con exactitud las causas, hay una serie de factores comunes en la mayoría de los casos de muerte súbita del lactante.

Factores ambientales:
  • Exposición del bebé al humo del tabaco.
  • Poner a dormir al bebé boca abajo.
  • Dormir con los padres
  • Mayor predominio en áreas urbanas, meses fríos y durante el sueño nocturno (de 24 horas a 9 horas)
    Muerte súbita del lactante. Dormir boca arriba
  • Temperaturas demasiado elevadas en la habitación.
  • Exceso de ropa en la cama y colchón blando (puede hundirse la cara del bebé)
Factores asociados al niño:
  • Bebé prematuro y bajo peso al nacer, con displasia broncopulmonar y/o apnea sintomática.
  • Niños con dificultades en la ingesta de alimentos por malformaciones faciales …
  • Infección respiratoria leve o gastrointestinal unos días antes.
  • Aumento del tono vagal (apnea o bradicardia refleja)
  • No haber alimentado al bebé con leche materna.
  • Lactantes que presentaron un episodio aparentemente letal (episodio  inesperado y brusco que impresiona de gravedad al observador quien cree que el niño está en situación de riesgo vital y suele haber síntomas de apnea, cambios de la coloración -palidez o cianosis-, del tono muscular, ahogo y nauseas.
Factores asociados a la madre y su entorno familiar:
  • Madre adolescente, sin pareja estable y con problemática social
  • Alimentación inadecuada de la madre durante el embarazo.
  • Consumo de drogas y alcohol durante el embarazo.
  • Partos múltiples (gemelos, mellizos, trillizos …) 
  • Tener un hermano/a que haya padecido síndrome de muerte súbita del lactante.
  • Intervalos cortos de tiempo entre embarazos.

¿Qué puedo hacer para prevenir la muerte súbita del lactante?

 Entre los factores anteriormente mencionados, hay muchos de ellos que no se pueden evitar, pero si puede seguir estas recomendaciones para reducir la probabilidad de muerte súbita:

    Muerte súbita del lactante. Control temperatura
  • Evite fumar o estar en espacios con humo durante el embarazo y al menos durante el primer año de vida del bebé.
  • No duerma con el bebé
  • Controle la temperatura del cuarto del bebé y lo abrigado que vaya. No es saludable que el niño esté demasiado caliente con exceso de ropa. La habitación debe tener una temperatura entre 20-22º. El bebe no debe estar caliente al tacto.
  • La medida más importante es no acostar al niño boca abajo. La postura recomendada es boca arriba. Dormir de lado es inestable y también se debe evitar. Se debe acostar al niño en un colchón firme (evitar colchones blandos, almohadones, cojines o cualquier cosa que pueda producir asfixia durante el sueño).  Se debe evitar que la cabeza quede cubierta con la ropa de la cama, los pies del niño deben estar al fondo de la cuna y la manta que cubre al bebe no debe superar el pecho y debe estar bien sujeta a los lados del colchón.
  • Los prematuros también deben estar en decúbito supino (boca arriba). Los niños ingresados en unidades de prematuros deben estar habituados a esta posición antes de ser dados de alta.
  • Se recomiendan cambios posturales, colocar al bebe en decúbito prono durante cortos periodos de tiempo, mientras esté despierto y siempre bajo estrecha vigilancia.
  • La lactancia natural disminuye el riesgo de muerte súbita del lactante
  • Se recomienda ofrecer al bebé un chupete al irse a dormir tanto a la hora de la siesta como al ir a dormir ya que parece que ayuda a la prevención del síndrome de muerte súbita del lactante aunque no está claramente demostrado. Se cree  que los chupetes pueden permitir la apertura de las vías respiratorias o impedir que el bebé entre en un sueño profundo. Se le puede dar al niño cuando se le pone a dormir y no reintroducirlo si ya está dormido. Si el niño no quiere chupete no obligarlo.  No mojar el chupete en sustancias dulces. Limpiar el chupete y sustituirlo por otro nuevo con frecuencia.
El programa de monitorización domiciliaria sólo está indicada en bebes de alto riesgo de muerte súbita del lactante. La población de riesgo sería:
Muerte súbita del lactante. Monitorización
  • Hermanos de victimas de síndrome de muerte súbita del lactante.
  • Antecedente de episodio aparentemente letal
  • Niños con dificultad para la ingesta de alimentos
  • Prematuros sintomáticos
  • Apnea idiopática grave
  • Malformaciones faciales
  • Displasia broncopulmonar
Se desconoce la efectividad de los programas de monitorización en casa para prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante. Estos programas requieren la colaboración de los servicios de salud y de asistencia a domicilio.

Los monitores domiciliarios se basan en que si el bebé tiene una bajada o cese de espiración o pulso suena una alarma. Es importante que los padres conozcan bien que hacer si suena una alarma; los padres deben aprender a realizar desde una estimulación ligera hasta una resucitación cardiopulmonar en función de cómo esté el niño. Los problemas más frecuentes son la incapacidad de distinguir una alarma real de una falsa, el aumento de la frecuencia de falsas alarmas al madurar el lactante y tener más movilidad, la irritación de la piel por los electrodos y la dependencia familiar del monitor.
En la mayor parte de los casos se puede suspender la monitorización entre los 6 y 9 meses, si no hay síntomas y si tiene antecedentes de un hermano fallecido de síndrome de muerte súbita del lactante cuando el bebe tiene dos meses mas de la edad del hermano fallecido.

Actualizado el 7 de Mayo de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+