Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

lunes, 1 de abril de 2013

Insuficiencia venosa crónica

La insuficiencia venosa crónica es la enfermedad vascular más frecuente. Afecta del 20 al 30% de la población, se incrementa con la edad y es más prevalente en la mujer que en el varón.
Insuficiencia venosa. Varices. Arañas
Es un estado en el que existe dificultad en el retorno venoso sanguíneo. La sangre venosa fluye en sentido opuesto a la normalidad, asciende desde las venas de los miembros inferiores mediante el sistema de válvulas que hace que el flujo sanguíneo vaya en dirección ascendente y del sistema venoso superficial al profundo y  por la contracción de la musculatura de la pierna que actúa como una bomba consiguiendo que la sangre circule en contra de la gravedad.  El fallo valvular favorece el paso de sangre desde el sistema profundo al superficial con la posterior aparición de las varices que son dilataciones patológicas, permanentes que aparecen mayoritariamente en miembros inferiores.

¿Cuales son los síntomas de la insuficiencia venosa?

La insuficiencia venosa crónica se manifiesta como pesadez de piernas, dolor prurito (picor), cansancio, calambres musculares o edemas.

Estos síntomas empeoran con el calor y el estar en pie, y mejoran con el frio y el decúbito (estar echado o rescostado). En la mujer los síntomas pueden empeorar con el embarazo, los anticonceptivos o tratamientos hormonales sustitutivos.
Las varices son el principal signo de la insuficiencia venosa crónica y son dilataciones tortuosas del sistema venoso superficial con atrofia o desaparición de sus válvulas. Hay 3 tipos:
  • Varículas que son las más pequeñas. 
  • Varices reticulares, de mayor tamaño que las anteriores. 
  • Varices tronculares que afectan a las de mayor tamaño, las safenas. 
Las dos posibles complicaciones de las varices son:
  • Varicorragia que es el sangrado por rotura espontanea o secundaria a un traumatismo.
  • Varicoflebitis que cursa con enrojecimiento, calor, tumefacción y palpación del cordón venoso.
Los signos clínicos de hiperpresión venosa son:
  • edema distal que desaparece con el decúbito
  • alteraciones pigmentarias de la piel como dermatitis ocre o cianosis difusa
  • complicaciones tróficas como dermatitis eccematosa y úlcera venosa
La  úlcera venosa es la complicación más grave. Se localiza habitualmente en el tercio distal de la cara lateral interna de la pierna, sobre un área con cambios tróficos y presenta una forma redondeada con bordes regulares, excavados y bien delimitados. No suele doler salvo que se infecte. Su curso natural es la cronicidad y recidiva con un promedio de curación de 7 meses

¿Cómo se diagnostica la insuficiencia venosa?

En cuanto al diagnóstico además de la clínica y los antecedentes, la prueba de imagen que se utiliza es el eco-doppler.

¿Cual es el tratamiento para la insuficiencia venosa?

El tratamiento es básicamente no farmacológico, las medidas higiénicas pueden mejorar la sintomatología y están recomendadas en cualquier estadio de la enfermedad.

Medidas higiénicas. Su objetivo es enlentecer el síndrome y prevenir las complicaciones y serían:
  • Reducción del peso si hay obesidad
  • Evitar el estreñimiento crónico
  • Evitar la ropa ajustada
  • Evitar períodos prolongados de bipedestación o sedestación
  • Uso de calzado ancho y cómodo y evitar tacones(el tacón ideal es de 3-4 cm ya que facilita la bomba muscular y plantar)
  • Masajes de piernas en sentido ascendente para ayudar a disminuir el edema
  • Realizar ejercicios físicos para activar el bombeo muscular
  • Evitar el calor o fuentes de calor sobre las piernas como saunas o cera caliente
  • Elevar los pies sobre el nivel del corazón durante 15-30 minutos varias veces al día y dormir con los pies elevados unos 15 cm.
  • Utilizar con precaución algunos fármacos como anticonceptivos orales o terapia hormonal sustitutiva

Compresión externa. Es el elemento fundamental en el tratamiento médico de la insuficiencia venosa crónica. Favorece el retorno venoso, reduce el flujo y mejora la sintomatología y el edema mejorando la evolución de la enfermedad. Está indicada en todos los pacientes con sintomatología de insuficiencia venosa crónica o varices:
  • Compresión mediante medias elásticas que ejerzan una presión decreciente desde el tobillo hasta la rodilla o la cintura. Estas medias pueden ser de compresión ligera-moderada (8-17 mm Hg) para telangiectasias y varices de pequeño tamaño; de compresión media (22-29 mm Hg) para la insuficiencia venosa crónica sintomática o de compresión fuerte (30-40 mmHg) para el tratamiento del síndrome postflebítico, linfedema o úlceras venosas. Es fundamental poner las medias antes de levantarse de la cama. Actúan de manera pasiva con el reposo y de manera activa con el ejercicio.
  • Compresión inelástica mediante un envoltorio rígido alrededor de la pierna proporcionando presión durante la fase de contracción muscular, pero no en reposo. En casos de mayor gravedad puede ser más eficaz la compresión elástica.
Tratamiento quirúrgico. Su objetivo principal es reducir la hipertensión venosa existente en el sistema venoso superficial. Se debe valorar en pacientes muy sintomáticos y con varices evidentes o en los que tienen riesgo de complicaciones (varicoflebitis, varicorragia, úlceras venosas …). La técnica más empleada actualmente sigue siendo la fleboextracción parcial o completa de la safena con ligadura de las venas perforantes insuficientes.
  • La escleroterapia consiste en la inyección intravenosa de una sustancia irritante que produce fibrosis, obliterando la vena.  Tiene un elevado porcentaje de recurrencias. Está indicada sobre todo en telangiectasias (arañas), varices de pequeño tamaño y varices residuales posquirúrgicas, las cuales resultan antiestéticas y para las que este tratamiento es bastante eficaz. Se realiza en consulta, no es doloroso, no requiere anestesia, y no supone ninguna modificación en la vida normal. Se ha de practicar en los meses donde el paciente no vaya a exponer al sol la zona tratada. Previamente se recomienda la realización de un eco-doppler de las piernas para descartar otra patología.
  • La cirugía  más eficaz es la safenectomía por fleboextracción de la safena (varíz) con ligadura de las venas perforantes insuficientes. Es la técnica más empleada.
  • Otros métodos que también se pueden emplear son la electrocoagulación y el láser.
Tratamiento farmacológico. Los venotónicos o flebotónicos se emplean para aliviar el síndrome varicoso pero no influyen en la evolución de la insuficiencia venosa crónica. Se recomiendan tomar por vía oral para alivio sintomático a corto plazo (2-3 meses) sobre todo para mejorar el edema y los síntomas relacionados con la insuficiencia venosa crónica. Se pueden clasificar según al grupo genérico al que pertenecen:
  • Alfabenzopironas: Cumarina, esculetina.
  • Gammabenzopironas: Acido flavónico, diosmina, hidrosmina, troxerutina, heperidina.
  • Hidroquinonas: Dobesilato de calcio
  • Saponinas
  • Naftoquinonas: Naftazona
Actualizado el 20 de Julio de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+