Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

martes, 2 de abril de 2013

Arteriopatía periférica, isquemia crónica, claudicación intermitente

La claudicación intermitente es el conjunto se síntomas y signos debidos a la obstrucción crónica de las arterias de las piernas, con disminución del flujo sanguíneo de forma lenta y progresiva.
Su causa en la mayoría de los casos es arterioesclerótica, en relación con factores de riesgo con el tabaco, hipercolesterolemia, diabetes e hipertensión.

La incidencia de arteriopatía periférica aumenta con la edad y es 4 veces más frecuente en el sexo masculino que el femenino.

La isquemia crónica se desarrolla de forma progresiva y es asintomática durante años.  Los mecanismos de adaptación fundamentalmente la circulación colateral, permiten que la isquemia tisular no se manifieste hasta que la obliteración arterial supera el 70%, momento en el que deja de ser silente y se manifiesta clínicamente.  Por esto la detección temprana sería importante.

En cuanto a la clínica lo más frecuente es dolor con la deambulación que obliga a detener la marcha y desaparece con el reposo (claudicación intermitente). La distancia de marcha a la que aparece suele ser constante, pero se acorta si hay pendiente o escaleras. La piel aparece más pálida, fría, con poca grasa subcutánea y escaso vello y cicatriza con dificultad.

Cuando la isquemia es más avanzada aparece dolor en reposo, úlceras o gangrena. El dolor aparece sobre todo en el dorso del pie que se encuentra enrojecido, frío y edematoso, el cuadro empeora al elevar el pie y mejora al dejarlo colgando. Las úlceras cutáneas aparecen en el pie o región anterior de la pierna, son dolorosas y cicatrizan mal. En cuadros mas evolucionados, la isquemia prolongada hace que la cianosis se convierta en color negro con la piel apergaminada  por necrosis del tejido y gangrena.

Para realizar el diagnóstico, además de la clínica compatible, se deben palpar los pulsos arteriales de las piernas, que en personas delgadas la palpación es más fácil. El diagnóstico se confirma mediante pruebas hemodinámicas como eco-doppler y angiografía.

La  mayoría de los pacientes con claudicación de esfuerzo permanecen estables o mejoran y su pronóstico es benigno si controlan los factores de riesgo como dejar de fumar pero un 20-30 progresan a isquemia crítica que en ocasiones se puede llegar hasta la amputación.

El tratamiento conservador en la arteriopatía periférica está indicado y con él se intenta impedir la progresión de la enfermedad, mejorar los síntomas y reducir las complicaciones. Esto es más útil en fases iniciales de la enfermedad y consiste en:
·         Actuación sobres los factores de riesgo. Es la medida más eficaz en todos los estadios de la enfermedad. Es fundamental dejar el hábito tabáquico y el control de la HTA, hipercolesterolemia y diabetes.
·         Medidas generales como la realización de ejercicio físico progresivo que favorezca la circulación colateral y mejore la isquemia. Se debe caminar todos los días varias veces hasta que aparezca el dolor, descansar hasta que cese y luego continuar, así la distancia de la claudicación va aumentando y los músculos van mejorando. También es beneficioso nadar y pedalear.
·        Tratamiento farmacológico. Los antiagregantes como la aspirina son efectivos en la prevención secundaria (cuando ya hay daño cardiovascular) de la arterioesclerosis pero no mejora la isquemia de las piernas ni la sintomatología de la claudicación intermitente. Los hemorreológicos como la pentoxifilina se emplean para mejorar la sintomatología de la claudicación intermitente. Su empleo está indicado en pacientes que no pueden realizar ejercicio físico para mejorar la distancia de claudicación pero no deben utilizarse de forma rutinaria en todos los casos sintomáticos.

El tratamiento quirúrgico de la isquemia crónica de los miembros inferiores está indicado en estadios avanzados de la enfermedad; suele hacerse revascularización arterial o bypass pero cuando esta no es posible ha de valorarse la amputación de la extremidad al nivel que determine la localización y extensión de la oclusión. 

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+