Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

viernes, 19 de abril de 2013

Alimentación en el embarazo

El embarazo es una  etapa en la que la alimentación tiene una especial importancia.  Las deficiencias nutricionales que se puedan presentar en este periodo pueden tener consecuencias más graves que en épocas de crecimiento estable como la edad adulta. Se ha comprobado que las enfermedades cardiovasculares en la edad adulta se correlacionan con el peso al nacer y en el primer año de vida.
No  se debe comer por dos. Aunque las necesidades aumentan un poco en la embarazada, sólo es un 10% .  La ganancia de peso durante el embarazo se correlaciona con el peso de la mujer antes del embarazo, y aunque la media es entre 9 y 12 kg, varía si:

  • son mujeres de bajo peso pueden ganar hasta 16 kg 
  • tienen obesidad no deberían ganar más de 6-7 kg.
Durante los tres primeros meses se deben ganar unos 2-2,5 kg, en el segundo trimestre 3,5 kg y en el último trimestre unos 6 kg.  Con estas ganancias de peso suelen conseguir pesos del feto entre 3 y 4 kg. 

Durante el embarazo las neuronas adquieren su máximo desarrollo y la desnutrición podría perjudicar el desarrollo y comportamiento del cerebro pero también una alimentación excesiva puede producir complicaciones en el parto y embarazo.  Las necesidades nutricionales varían a lo largo del embarazo:
  • Durante los 3 primeros meses del embarazo las necesidades nutritivas del embarazo no están aumentadas, debe ser una alimentación equilibrada pero no más abundante, en esta época son frecuentes las nauseas y vómitos por lo que se recomiendan hacer 5-6 tomas al día poco abundantes y ricas en hidratos de carbono. 
  • En el segundo trimestre puede haber un aumento del apetito que hay que controlar con una dieta adecuada para evitar la ganancia excesiva de peso. 
  • A partir del sexto mes aumenta el metabolismo basal hasta un 20%. La dieta debe ser variada: Hidratos de carbono se recomiendan que sean más de un 50% de las calorías ingeridas. Debido al habitual estreñimiento de la madre durante el embarazo se recomienda el consumo de alimentos ricos en fibra como frutas y verduras, legumbres, cereales integrales, pan integral, nueces, almendras y avellanas.
Por tipo de alimento las necesidades son:
Proteínas. Las necesidades están aumentadas en la segunda mitad del embarazo sobre todo las proteínas de alto valor biológico (carnes, pescados, huevos, leche y derivados como quesos, yogures…).

Lípidos, ácidos grasos. También se deben incrementar la ingesta de alimentos ricos en ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga que se encuentran en pescados azules como la sardina, salmón o atún y aceites de semilla como el girasol, maíz y soja y de alimentos ricos en vitaminas liposolubles como alimentos ricos en vitamina A como la zanahoria, melón, melocotón y alimentos ricos en vitamina E como la yema de huevo y frutos secos.

Vitaminas hidrosolubles. Están aumentadas las necesidades de la vitamina C, ácido fólico y vitamina B9. Las alteraciones del tubo neural se deben al aporte insuficiente de folatos y estas necesidades elevadas se producen sobre todo al principio del embarazo, por este motivo actualmente se recomiendan suplementos de ácido fólico desde la etapa preconcepcional y durante todo el embarazo.

Calcio. Durante el embarazo aumentan las necesidades este oligoelemento, en los primeros 6 meses puede ser suficiente entre 600-800 mg de calcio al día pero en el último trimestre se puede necesitar entre 1200-1500 mg de calcio al día. Por este motivo habrá que aumentar la ingesta de leche y derivados como el queso y yogur especialmente en el tercer trimestre del embarazo. Se recomienda que las cantidades diarias sean de 2 vasos de leche, un yogur y 30-40 gramos de queso al día. 

Hierro. Durante el embarazo aumentan las necesidades por lo que se recomienda un aporte de 30 mg diarios después de la semana 12 de gestación, se absorbe mejor el hierro que se encuentra en forma hemo que está en algunos alimentos como el hígado, riñones, carne de ternera y buey, cordero, pollo, huevos y pescado. El hierro de otros alimentos como las lentejas, frutos secos, espinacas y perejil que no se encuentra en forma hemo, que es más difícil la absorción esta mejora con la toma de alimentos ricos en vitamina C como naranjas, fresas… La mayor parte de las embarazadas necesitan en algún momento del embarazo aporte extra de hierro.

Bebidas. Se debe evitar la ingesta de bebidas alcohólicas durante todo el embarazo y limitar el consumo de bebidas con excitantes como el té, café o chocolate. Se recomiendan ingesta de mucha agua y zumos de fruta natural así como infusiones de tila y manzanilla.

Es conveniente no hacer comidas copiosas sino más pequeñas y con más frecuencia para evitar el reflujo  y los ardores y no acostarse hasta que han pasado 2 horas de la última ingesta y elevar el cabecero de la cama.

Actualizado el 3 de Febrero de 2014

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+