Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

lunes, 25 de marzo de 2013

Hemorroides

Las hemorroides son dilataciones venosas que aparecen en la zona anal. Son uno de los motivos de queja frecuente en la consulta médica. Afectan a la mayoría de los adultos de más de 30 años.

¿Cuál es la causa?

Anatómicamente todo el mundo tiene hemorroides. Los plexos hemorroidales son un almohadillado vascular que protege el canal anal y no son una enfermedad en si mismos. La causa principal de la enfermedad hemorroidal parece ser la congestión e hipertrofia de los plexos internos por estreñimiento y malos hábitos a la hora de defecar (permanecer mucho tiempo en la taza o hacer mucha presión para defecar). La herencia genética parece que también influye.
Durante el embarazo las mujeres tienen un mayor riesgo de desarrollar hemorroides. Normalmente desaparecen después del parto.

¿Cómo se clasifican las hemorroides?

Las hemorroides se clasifican en  internas o externas, siendo estas últimas m
ás frecuentes, y pueden ser más o menos graves dependiendo del tamaño y las complicaciones. También se subdividen en grados en función del prolapso que tengan (las hemorroides descienden desde el interior del ano y hay dificultad para que vuelvan a su posición original):

GRADO
PROLAPSO
SÍNTOMAS
1
No hay
Hemorragia
2
Aparece con la deposición
 Prolapso y hemorragia
3
Aparece con la deposición y exige reducción manual
Prolapso, hemorragia, prurito ocasional, sensación de ano húmedo
4
Persistente, no es posible la reducción
Prolapso, hemorragia, dolor anal, trombosis hemorroidal 

Los síntomas suelen ser más severos cuanto más grandes y prolapsadas están las hemorroides.
Las hemorroides externas en si mismas son asintomáticas. Los síntomas atribuibles se deben a trombosis de las mismas (coágulo en la vena) que condiciona una inflamación brusca del área perianal y es habitualmente muy doloroso.
La manifestación más frecuente de las hemorroides internas es el sangrado a través del ano.
Su aparición se atribuye principalmente al estreñimiento, partos naturales, esfuerzo o permanecer mucho tiempo de pié. 

¿Cómo se tratan?

La mayoría de los enfermos con síntomas atribuibles a hemorroides internas se tratan de forma conservadora como dieta y hábitos de vida saludables  y no suelen necesitar tratamiento quirúrgico.
Hemorroides. Tratamiento. Ingesta de fibra
Hay que poner mucho énfasis en las medidas dietéticas, aumentando la ingesta de fibra y eliminando alimentos astringentes como los derivados de la leche. Esto puede ser suplementado con complementos orales que aumenten el bolo fecal. En muchos casos, estas medidas alivian los síntomas hemorroidales aunque no se adviertan  cambios en la apariencia externa de las hemorroides.
Aquellos pacientes que no respondan a medidas dietéticas son candidatos a tratamiento quirúrgico, que debe ir dirigido al control de los síntomas y no a conseguir cambios anatómicos.
Hemorroides. Tratamiento. Ejercicio

¿Cómo se previenen?

Evitando el estreñimiento:
  • Aumentando la cantidad de fibra en las comidas (verduras, frutas frescas, cereales …)
  • Beber líquidos regularmente
  • Realizar ejercicio físico regular (favorece el movimiento intestinal y  la eliminación de las heces)
  • Evitar el alcohol
  • Comer despacio y masticar bien los alimentos
  • Evitar laxantes irritantes
En la defecación:
  • Evitar reprimir el deseo de ir al baño
  • Evitar estar demasiado tiempo en el baño y los esfuerzos al defecar
  • Si las hemorroides se  prolapsan lo mejor es intentar devolverlas a su posición habitual haciendo una leve presión con el dedo. Si no se pudiera conseguir dejar en el interior, colocar una gasa untado con crema neutra sobre ellas

¿Qué hacer durante una crisis hemorroidal aguda?

Durante una crisis hemorroidal aguda se debe hacer:
  • Reposo en cama intentando elevar la pelvis con un cojín o similar
  • Baños de agua tibia-fresca (3-4 veces al día) durante 10-15 minutos
  • Cremas antihemorroidales durante un tiempo limitado (no mas de 5-7días porque pueden provocar más sangrado)
  • Analgésicos como paracetamol
  • A veces es aconsejable la utilización de venotónicos a dosis altas los primeros días, reduciendo posteriormente la dosis a la mitad
  • Para la limpieza debe utilizarse toallitas húmedas
  • Evitar picantes (pimienta, mostaza y chile), bebidas carbónicasácidos en exceso (vinagre y cítricos), salazones y chocolatefrutos secosmariscos y café en grandes cantidades

Actualizado el 11 de Agosto de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+