Etiquetas

Traducir

Google+ Followers

domingo, 31 de marzo de 2013

Enfermedad Cerebrovascular. ICTUS, ACVA, Hemorragia

La enfermedad cerebrovascular es un trastorno que se produce en un área del cerebro por una isquemia (trombosis o embolia) o una hemorragia de forma transitoria o permanente y pueden estar afectados uno o más vasos cerebrales. Es una de las causas más frecuentes de muerte e incapacidad en el mundo.

La enfermedad cerebrovascular puede ser:
  • Isquémica. Suele representar el 90% de las enfermedaddes cerebrovasculares. Estos pueden ser trombóticos (los más frecuentes o embólicos)
  • Hemorrágica. Este es menos frecuente que el isquémico y suele presentar mayor mortalidad.
La demencia vascular es el deterioro cognitivo debido a lesiones vasculares únicas o múltiples.
Ictus, accidente cerebrovascular, embolia, infarto cerebral. Recuperación ictus
Encefalopatía hipertensiva es la aparición de cefalea, náuseas y vómitos y trastornos visuales, focalidad neurológica y a veces hasta como por la elevación súbita y grave de la tensión arterial.

Según la duración del proceso se clasifica la enfermedad cerebrovascular en:
  • Ataque isquémico transitorio. Si el déficit neurológico revierte en 24 horas
  • Infarto cerebral. Se produce un déficit neurológico irreversible de la parte del cerebro afectada.

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar un ICTUS?

Los factores de riesgo más frecuentes para desarrollar ictus hemorrágicos son: la hipertensión arterial, el alcoholismo y el tratamiento con anticoagulantes como sintrom. Otros podrían ser las hepatopatías crónicas, en consumo de cocaína, aneurismas cerebrales u otras malformaciones arteriovenosas cerebrales, traumastismos craneales…

Los factores de riesgo para desarrollar ictus isquémicos son:
  • La edad. El 75% de los pacientes con ictus tienen mas de 65 años.
  • Sexo. Es algo más frecuente en el hombre que en la mujer pero la mortalidad es mayor en la mujer.
  • Antecedentes familiares. Si hay historia familiar de ictus en los padres el riesgo personal está aumentado.
  • Hipertensión arterial. Es el principal factor de riesgo de ictus isquémico y sobre el que más se puede actuar. Dos tercios de los pacientes que han presentado ictus son hipertensos. Se cree que el riesgo se duplica por cada aumento de 10 mm Hg de la tensión y el riesgo es tanto para la hipertensión arterial sistólica como diastólica.
  • Diabetes
  • Tabaquismo
  • Hipercolesterolemia tanto por aumento del LDL (colesterol malo) como disminución del HDL (colesterol bueno)
  • Cardiopatías, principalmente la fibrilación auricular que es factor de riesgo tanto para el accidente cerebrovascular isquémico como hemorrágico.
  • Alcohol. El abuso crónico del alcohol como la intoxicación etílica aguda son factores de riesgo tanto del ictus isquémico como hemorrágico

¿Cuáles son los síntomas del ICTUS?

Los síntomas aparecen bruscamente, dependen de la localización y del tamaño de las lesiones, y la duración de los mismos es variable (pueden remitir en 24 h., una semana, o persistir indefinidamente). La mayoría de los pacientes están conscientes. Algunos se manifiestan con dolor decabeza, náuseas y vómitos.

Ictus, accidente cerebrovascular, embolia, infarto cerebral. Recuperación ictus
Los síntomas varían dependiendo del territorio cerebral afectado. Si el déficit del aporte sanguíneo es global, se manifiesta como un síncope, es decir, bruscamente aparece visión nublada, sensación de mareo o vértigo y pérdida de conciencia, que se recupera rápidamente con vuelta a la normalidad.

Si el episodio ha durado más tiempo, se suelen producir lesiones irreversibles, la recuperación no es completa y quedan secuelas como crisis epilépticas, demencia o inconsciencia persistente, paresias o parálisis.

Si la falta de aporte sanguíneo afecta a una zona concreta del cerebro, los síntomas dependerán de la función de la zona afectada. Estos pueden ser: parálisis de alguna zona del cuerpo, movimientos anormales de extremidades, temblor, pérdida de sensibilidad y reflejos, hormigueo, debilidad generalizada, alteración de la memoria, alteración de la visión, párpado o labio caído, disfunción del lenguaje y la comunicación, etc.

¿Cómo se diagnostica el ICTUS?

Para confirmar el diagnóstico por sospecha clínica se realizan técnicas de imagen como una TC cerebral,  resonancia magnética cerebral o angio-resonancia magnética  y en función de esto la actitud terapeútica variara.

Se considera el ictus una urgencia médica, ya que hay un periodo en el cual la lesión isquémica neuronal sería reversible con la revascularización con agentes trombolíticos. Se ha visto que la atención en las primeras horas desde el inicio de los síntomas se corresponde con una evolución más favorable en términos de mortalidad y dependencia. Por ello en algunos hospitales hay unas unidades especializadas de ictus para ofrecer mayor atención en el momento agudo y de sistemas de actuación para identificación rápida, notificación y traslado de los pacientes con llamado CÓDIGO ICTUS, estrategia con la que se ha logrado reducir a la mitad los tiempos de latencia intra y extrahospitalarios entre el inicio de los síntomas y el inicio del tratamiento.

¿Cómo se previene la enfermedad cerebrovascular?

Lo fundamental es actuar sobre los factores de riesgo: control de la tensión arterial y de la diabetes, abstinencia del tabaco, disminución de peso... Existen fármacos que previenen la aparición o la recurrencia de los accidentes cerebrovasculares, como los antiagregantes, los más usados son el ácido acetil salicílico (aspirina) y el clopidogrel o los anticoagulantes (sintrom, heparina).

¿Cómo se recupera un paciente de un ICTUS?

Las secuelas del accidente cerebrovascular consisten en disfunciones físicas, cognitivas, emocionales y de la comunicación, que pueden permanecer estacionarias durante largo tiempo. Muchos pacientes se hacen muy dependientes y su estado no cambia, siendo aquí de gran importancia la rehabilitación.
Tras el accidente cerebrovascular el objetivo será la disminución de las recurrencias y evitar las complicaciones derivadas de la incapacidad producida por el ictus. La enfermedad cerebrovascular es una de las causas más frecuentes de invalidez.

Ictus, accidente cerebrovascular, embolia, infarto cerebral. Recuperación ictus
Sería conveniente que la rehabilitación se iniciara durante el ingreso hospitalario. El proceso rehabilitador entrena para una independencia máxima; facilita la máxima capacidad psicosocial y adaptación del paciente y su familia, mejora la calidad de vida y previene la incapacidad secundaria promoviendo la reintegración en la comunidad.

La rehabilitación de la enfermedad cerebrovascular es un proceso lento y costoso que se basa en:
  • Ejercicios y actividades de recuperación funcional, como ayudar y enseñar al paciente a girarse, toser, respirar profundamente, realizar ejercicios activos y pasivos con manos, dedos y pies. Animarle a realizar las actividades básicas de la vida diaria (bañarse, cepillarse el pelo y los dientes, comer, etc.) y comenzar a caminar.
  • Implicar a la familia en el tratamiento del paciente, estimular al máximo la independencia del mismo en las actividades y evitar la sobreprotección.
  • Incremento de la autoestima, elogiando cualquier logro, aprender a hacer frente a los cambios de imagen corporal, expresar los sentimientos, y estimular actividades recreativas.
Actualizado el 16 de Agosto de 2013

Todo el contenido de esta página web es puramente informativo. Siempre que tenga alguna duda debe consultar su caso con un profesional sanitario.

Si te ha sido útil el contenido de nuestra página, síguenos en facebook pulsando "me gusta" o en google+

imprimir página
Facebook

Nosotros suscribimos Los Principios del código HONcode de la Fundación Salud en la Red Nosotros suscribimos los Principios del código HONcode.
Compruébelo aquí.




 
Google+